Logo del sitio

¿Es posible infectarse al mismo tiempo de gripe y de COVID-19?

Una persona participando en la campaña de vacunación de la gripe en Figueres (Girona) este jueves 15 de octubre de 2020. (Horitzontal)
Una persona participa en la campaña de vacunación de la gripe en Figueres (Girona).
ACN

Se acerca el invierno, y con él, como cada año, llegan también el frío y la gripe. En esta ocasión lo hacen, sin embargo, en un particular y preocupante contexto: en medio de la pandemia de COVID-19, que camina hacia los 39 millones de contagios en todo el planeta y deja ya más de uno de fallecidos. Esta coyuntura genera incertidumbre entre la ciudadanía y provoca que afloren multitud de interrogantes en torno a la circulación simultánea de los dos virus. ¿Es posible contagiarse al mismo tiempo de ambas enfermedades? ¿Con qué probabilidad? ¿Infectarse a la vez supone un agravamiento de los síntomas?

A pesar del desconocimiento todavía existente en torno al coronavirus por su reciente aparición, los investigadores se han afanado en tratar de ofrecer una respuesta a todas estas cuestiones y las implicaciones de una coinfección. Así, han concluido que es posible contagiarse simultáneamente de ambas enfermedades, aunque parece poco probable, a tenor de los datos registrados hasta ahora. Una tendencia a la que contribuye la escasa difusión de la gripe, reducida por los métodos de protección contra el SARS-CoV-2 -el virus que provoca la COVID-19-, como la mascarilla, la higiene de manos y el distanciamiento social.

"Sí es posible infectarse a la vez de ambos virus, son completamente distintos. Los dos son respiratorios, comparten vías de entrada y algunos mecanismos, pero nada más. Son de familias diferentes, con acciones y forma de replicación diferentes y generan una inmunidad distinta y no cruzada. La protección que se adquiere por infección o por vacunación de la gripe no vale para el SARS-CoV-2", explica el director del centro de neurovirología de la Universidad Autónoma de Madrid, José Antonio López Guerrero.

"Sí es posible infectarse a la vez de ambos, son virus completamente distintos"

No obstante, esta coinfección parece poco probable. Si bien esta semana México confirmó su primer paciente con ambas patologías a la vez y hay casos notificados en otros países, las cifras registradas hasta la fecha hacen pensar que se trata de una circunstancia excepcional. "La probabilidad de infectarse de los dos es bastante baja", señala López Guerrero. Esta es precisamente la conclusión recogida por una guía para hacer frente a la gripe en plena pandemia elaborada por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) y cuatro médicos preventivistas del Hospital Clínic de la ciudad condal.

Baja incidencia de la gripe

A la reducida probabilidad de contraer al mismo tiempo ambas enfermedades contribuye también la escasa incidencia de la gripe este año, que produce cada ejercicio entre 290.000 y 650.000 muertes en todo el mundo y ha tenido un impacto inusualmente bajo en el hemisferio sur. De hecho, un estudio publicado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) estadounidenses ha revelado que, entre 83.307 personas testadas en Australia, Chile y Sudáfrica, tan solo 51 dieron positivo en este virus, apunta Raúl Ortiz de Lejarazu, virólogo y director emérito del Centro Nacional de Gripe de Valladolid.

En cuanto a la posibilidad de que ese escenario se repita en el hemisferio norte, Lejarazu recalca que la gripe llegó a los países australes cuando estaban vigentes las medidas más duras contra la COVID-19, como los confinamientos estrictos. "Estos estados ya estaban avisados del drama ocurrido en Europa, la gente estaba concienciada, responsablemente preocupada. Aquí las restricciones no son ahora tan severas, pero yo quiero ser optimista y pensar que la epidemia será suave", dice el también portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC).

Más allá de que este año los países septentrionales puedan experimentar una menor difusión de la gripe -que llega en enero-, los expertos coinciden en la dificultad de predecir si ambas enfermedades presentarán un máximo en la propagación en el mismo momento, lo que podría aumentar el peligro de coinfección. "Cabe preguntarse si va a haber una tercera ola de coronavirus y cuándo se va a producir y si podrían coincidir los picos de gripe y COVID-19 o solaparse parcialmente… Eso es una incógnita", opina López Guerrero.

¿Síntomas más graves con la coinfección?

En cuanto a la posibilidad de que la coinfección empeore los síntomas y el pronóstico de los pacientes respecto a cuando ambas patologías se dan por separado, también se pronuncia Lejarazu: "Hay un principio en medicina que es pensar que, si hay más de un virus, probablemente el proceso será más grave, pero no siempre es así. El problema es que, como esta enfermedad es nueva, no sabemos exactamente qué puede pasar". Y recalca que gripe y COVID tienen unas características muy diferentes en los distintos grupos poblacionales.

"Si uno se contagia con los dos virus, la probabilidad de tener una sintomatología más severa es más alta"

"Si uno se contagia con los dos virus, la probabilidad de tener una sintomatología más severa es más alta. Podría haber un efecto sinérgico, que se agravara mucho la sintomatología y la clínica. Por ello, hay que evitar a toda costa una coinfección", considera López Guerrero, que es también director de Cultura Científica del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa.

En esta idea concuerda Anna Vilella, preventivista del Hospital Clínic de Barcelona y una de los autores de la guía de ISGlobal: "Si coinciden los dos virus, sí que tiene sentido que se desarrollen cuadros más graves, pueden provocar respuestas inmunitarias muy intensas, que en muchos casos ocasionan el problema". En esta línea, resalta que un estudio de la Public Health England (PHE) reveló que el riesgo de muerte en los pacientes con ambas enfermedades se multiplicaba por dos respecto a los que solo eran positivos en COVID-19 y por seis en los contagiados únicamente de gripe.

Importancia de la vacuna contra la gripe

Para reducir todavía más estas coinfecciones, los expertos apuestan por las medidas vigentes de protección contra el coronavirus, esto es, uso de la mascarilla, higiene de manos y distanciamiento social, que dificultan también la difusión de la gripe. Asimismo, recomiendan encarecidamente la vacunación contra esta última, lo que ayudará a evitar "tensionar más la situación de los hospitales", subraya Vilella.

En este sentido, la preventivista desmiente que la vacuna de la gripe incremente el riesgo de contraer la COVID-19 o que provoque sintomatología más grave en caso de infectarse de coronavirus. Y, tanto ella como sus compañeros, insisten en la necesidad de permanecer vigilantes y no bajar la guardia ante la evolución de la pandemia para reaccionar de la forma más conveniente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento