Diana Guerra, psicóloga experta en reproducción asistida: "La aceptación de la infertilidad sigue siendo muy dura"

  • "Sería ideal que en todos los centros de reproducción asistida existiera apoyo psicológico".
  • Los tratamientos de reproducción asistida a menudo conllevan sentimientos de frustración, estrés, ansiedad y duelo. 
La doctora Diana Guerra
La doctora Diana Guerra es directora de la Unidad de Psicología en IVI.
CEDIDA

Los procesos de reproducción asistida, al que suelen someterse las parejas tras un diagnóstico de infertilidad, son unas de las situaciones más estresantes e incluso traumáticas a los que se puede enfrentar una pareja, lo que les lleva muchas veces a abandonar antes de conseguir su objetivo. Por suerte, además de que debido a los avances en los tratamientos, cada vez son menos los que no tienen éxito, muchas clínica disponen de un equipo de psicólogos que les ayuda a hacer más llevadero este trance. La doctora Diana Guerra, directora de la Unidad de Psicología en IVI, nos explica en qué consiste su labor y por qué es tan importante.

Dicen que un proceso de reproducción asistida es una de las situaciones más difíciles a las que se enfrenta una pareja, ¿por qué?

Sí, es así, pero no sólo las parejas, también las mujeres que se enfrentan solas a este proceso, ya sea porque deciden hacerlo solas o porque son ser homosexuales. Sobre todo, es difícil porque produce muy estrés, mucha incertidumbre al no saber si se va a conseguir el objetivo, tristeza y mucha ansiedad. Y porque la aceptación de la infertilidad sigue siendo muy dura.

Ambos miembros de la pareja sufren, pero especialmente las mujeres…

Sí, porque sea de quien sea en la pareja la dificultad para conseguir el embarazo, la que tiene que pasar en cualquier caso por pruebas, quirófano, pinchazos… es ella. Además, por regla general, la mujer tiene mucha más necesidad emocional de ser madre que el hombre de ser padre

¿Todas las parejas deberían recibir apoyo psicológico en estas circunstancias o sólo es necesario en algunos casos?

Sería ideal que en todos los centros de reproducción asistida existiera apoyo psicológico, o, al menos un gabinete de prevención donde se les explique qué es lo que se van a encontrar, pero eso puede llegar a ser muy costoso. Lo que intentamos hacer nosotros es localizar una serie de pacientes de riesgo, que son aquellos que repiten tratamiento, las mujeres de edad avanzada -alrededor de los 40- en las que se puede complicar más el tratamiento, las personas con antecedentes de problemas como ansiedad, etc. y ofrecerles nuestra ayuda.

¿En qué consiste esta labor, en qué les ayudáis?

Tenemos varias formas de llegar al paciente. Una es a través del screening que comentaba anteriormente en el que valoramos el estado emocional de los pacientes para localizar aquellos que tienen más posibilidades de tener problemas psicológicos durante el proceso. Nos ponemos en contacto con ellos y les ofrecemos asistencia. Y, por otro lado, si el médico que los trata ve alguna dificultad, nos derivan a estos pacientes. Además, al empezar el tratamiento, siempre recordamos que tienen una consulta incluida con nosotros en su tratamiento para asesorarles e informarles sobre las dificultades a las que pueden enfrentarse. Hay personas que vienen muy tocadas de otros tratamientos, muy tristes… es importante que pidan ayuda en estos casos, sobre todo, porque muchas veces son procesos que vienen de años. Queremos padres, pero padres sanos y felices. 

"Las emociones que producen estos tratamientos se han visto acentuadas por la pandemia, pues la incertidumbre es aún mayor"

Supongo que sentimientos como la frustración, una autoestima baja, etc. están a la orden del día, pero ¿y el duelo, por ejemplo, cuando un tratamiento no tiene éxito?

Sí, es exactamente así. Ten en cuenta que es un continuo generar ilusión que en muchos casos acaba en frustración, duelo porque no se consigue, se vuelve a empezar con la ilusión mermada, con miedos… Y si esto ocurre muchas veces, les recomendamos que recurran a nosotros para dotarles de estrategias para llevarlo mejor.

¿Ha sido más duro este proceso debido a la pandemia?

Sí, todas las emociones se acentúan porque la incertidumbre ha sido mayor, se cerraron los centros y hubo muchos ciclos que se dejaron a la mitad… A la ansiedad que ya arrastraban de los tratamientos, se ha sumado la preocupación por la salud, la incertidumbre económica…

¿Vienen las parejas con una presión añadida debido a haber perdido meses de tratamientos? Porque para conseguir un embarazo, sobre todo si la mujer tiene cierta edad, cada mes cuenta…

Sí, y es completamente comprensible, porque la edad de la mujer es un factor que influye siempre, y cuando una mujer está en un tratamiento de este tipo, más todavía, por lo que es normal que cualquier retrase les genere más estrés aún. Ahí es cuando tenemos que intervenir los psicólogos para hacerles ver que hay momentos que son adecuados y otros que no lo son y que, por suerte, hoy hay muchos tratamientos y técnicas y muy poca gente se queda sin tener hijos si lo desea y lo intenta. Además, es curioso como mucha gente se adelanta a los fracasos, los teme mucho, y piensan que no podría soportar un fracaso más… Y no es así, porque en realidad es justo lo contrario. Algo que has conseguido superar una vez, puedes superarlo otra, y de una manera menos dolorosa.

"Frases como 'no te pongas nerviosa, que es peor'  o 'no te preocupes, que a la próxima será' se dicen con buena intención, pero pueden ser muy dolorosas"

Una de las frases más repetidas a las mujeres que están intentando quedarse embarazadas es ‘tranquilízate, una vez que te relajes, te quedarás embarazada’ o ‘no estés nerviosa, que es peor’. Una frase que lo que genera es más presión… ¿Por qué nunca deberían decirles algo así?

Por muchos motivos, porque generan más ansiedad, por eso muchas mujeres no lo cuentan, para evitar este tipo de comentarios, que además son mentira. Yo siempre les explico a las pacientes que, incluso en la mitad de una guerra o de una violación, las mujeres se quedan embarazadas, el estrés o el estado de ánimo no impiden que te quedes embarazada. Aunque también es cierto que cuanto mejor estés emocionalmente, mejor estará tu cuerpo, y más posibilidades tendrás de tener éxito, y, sobre todo, menos dramático es todo.

¿Qué otras frases o consejos desayudan más que ayudan?

En general, los que se meten la intimidad de la gente, preguntan si ha venido la regla, cuando dicen que no se preocupen que seguro que la próxima lo consiguen… Se hacen con muy buena intención, pero en general son muy dolorosos. Lo más adecuado sería animarles diciéndoles, por ejemplo, que sigan adelante, que hoy en día, con buenos tratamientos, se consiguen embarazar casi todas las mujeres que lo intentan. Eso, hace 30 años, no era posible.

¿Cuál es la mejor manera de ayudar a sentirse mejor o a apoyar anímicamente a una pareja que está en este proceso?

Eso es algo que me preguntan, por ejemplo, muchas parejas, cómo pueden ayudar, generalmente, a sus mujeres, en este proceso. Y yo siempre les digo lo mismo. Simplemente preguntando qué tal están y qué quiere que hagas, como quiere que le ayude… A veces solo hace falta que sepa que estás ahí o que le des un abrazo, pero les cuesta pedirlo. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento