Cómo hacer un batido de fruta cremoso y con espuma

Batido
Para un batido, que no falte el plátano: siempre le dará cremosidad.
ARCHIVO

Aunque el verano es sobre todo de helados, también lo es de batidos; fríos, bien fríos. El batido es una bebida elaborada fundamentalmente, a base de leche, que puede llevar frutas, verduras, chocolate o también helado.

Los batidos empezaron a popularizarse a finales del siglo XIX, cuando llegan las primeras máquinas frigoríficas y las batidoras eléctricas. Y es que lo que distingue un batido de la leche mezclada es que está preparado generalmente en una batidora (intenta usar una con una potencia mínima de 600W).

Los sabores más comunes del batido son vainilla, chocolate y fresa, pero en realidad nos vale casi cualquier fruta. Desde hace un tiempo, también están muy presentes los batidos de verduras, detox o no.

Lo primero es la base. Podemos usar leche (también de avena, almendra, soja, arroz, coco...), zumo, agua mineral, te, café, yogur y hasta el sanísimo kéfir. A esa base le añadimos frutas o verduras troceadas. Las frutas, mejor con piel (la piel esconde muchas de las propiedades de la fruta).

Optemos por la fruta que optemos, añadir plátano siempre nos vendrá bien: le dan consistencia cremosa y dulzor. Y al contrario: cuidado con usar frutas con mucho agua como la piña o la sandía, porque no nos darán cremosidad.

El Green Smoothie es un batido perfecto para lograr desayunos proteicos.
.
SUZY HAZELWOOD/ PEXELS

En el caso de usar verduras, mejor ligeramente peladas. Sólo con hortalizas nos va a quedar un batido difícil. Si añadimos fruta será más para todos los públicos.

El toque final pueden ser frutas y frutos secos, cereales, especias o semillas... que además actúan como aglutinantes. Y el hielo: es la mejor manera de espesar un batido sin sumar calorías.

Ingredientes

  • 4 piezas de fruta... las de nuestra elección
  • 2 plátanos (añaden siempre cremosidad y dulzor)
  • 300 ml de leche o la base líquida que hayamos elegido
  • 100 ml de nata (le añade calorías, pero también más cremosidad)
  • Frutas y frutos secos, cereales, especias, semillas... a nuestro gusto
  • Hielo

Información práctica

  • Tiempo de elaboración: 15 minutos
  • Calorías: unas 200 kcal

Elaboración

  1. Si usamos frutas, NO las pelamos. Quitamos huesos o semillas y las troceamos.
  2. Si optamos por verduras: lavadas, levemente peladas (depende de la hortaliza que usemos) y troceadas.
  3. Colocamos todo en el vaso de la batidora.
  4. Añadimos la base líquida... sea leche, zumo, yogur, etc.
  5. Sumamos la nata.
  6. NO ponemos azúcar (garantizamos un batido más sano y, además, la fruta ya contiene azúcar).
  7. Añadimos aglutinantes como frutos secos, cereales, semillas... y el hielo, que ayudará a un resultado espeso y frío.
  8. Batimos bien... para garantizar cremosidad y espuma.
  9. Dejamos el resultado en la nevera.
  10. Cuando esté bien frío ya lo podemos disfrutar.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento