Cómo hacer limonada casera sin alcohol

Una limonada.
Una limonada, lo mejor contra la sed en verano.
MEJORCONSALUD.COM

Refrescante y perfecta para los días calurosos, la limonada gusta siempre. Tiene unas cuantas virtudes. Como poco, hidrata, ayuda a la digestión, desintoxica, refresca y protege (tiene vitamina C, fósforo, potasio, sodio y magnesio). No está nada mal.

Además, siempre podemos usar la limonada como base para luego darle nuestro toque. Podemos añadirle menta, frutos rojos, convertirla en limonada con té o en cóctel para una versión adulta añadiéndole, por ejemplo, un poco de tequila.

Pero hoy nos vamos a olvidar del alcohol. Esta receta te va a servir para hacer sin apenas esfuerzo una limonada casera sin alcohol, que ya quisieran las envasadas.

Ingredientes

  • 300 ml de zumo de limón (lo que dan unos 6 limones medianos)
  • 120 g azúcar (si quieres evitar el azúcar puedes usar 75 ml de miel o sirope de ágave)
  • 500 ml de agua fría
  • Hielo
  • Rodajas de limón (para decorar al final)
  • Unas hojas de menta o hierbabuena

Información práctica

  • Tiempo de elaboración: 10 minutos
  • Calorías: un vaso contiene 100 kcal

Elaboración

  1. En un cazo mezclamos la mitad del agua y el azúcar.
  2. Vamos a calentar un poco y remover para conseguir que el azúcar se disuelva completamente.
  3. Lo vertemos en la jarra y dejamos enfriar.
  4. Añadimos la otra mitad del agua.
  5. Exprimimos los limones para sacar el zumo (podemos contar con pulpa o no: va en gustos).
  6. Añadimos el zumo a la jarra.
  7. Luego, mucho hielo y unas rodajitas de limón.
  8. Damos unas vueltas.
  9. Probamos: si está muy ácida echamos más azúcar o más agua fría.
  10. Al servir en cada vaso, ponemos hielos y unas hojitas de menta o hierbabuena.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento