Qué es lo que daña tus dientes en los refrescos con gas

Varias botellas de refrescos y bebidas azucaradas.
Varias botellas de refrescos y bebidas azucaradas.
GTRES

Desde que somos pequeños nuestras familias nos han advertido que no bebamos muchos refrescos con gas porque pueden ser perjudiciales para nuestra salud por la gran cantidad de azúcares añadidos y también por la sensación que nos provocan de estar llenos sin haber comido.

Uno de los aditivos que hacen daño a nuestro organismo es el ácido fosfórico (cuya fórmula es el H3PO4). Se trata de un compuesto inodoro e incoloro empleado frecuentemente en la industria alimentaria, donde su denominación oficial en el código numérico de aditivos alimentarios es E-338, según ha recogido Gizmodo.

El canal de YouTube SciShow explica que este ingrediente desgasta el esmalte de nuestros dientes y es un producto generalmente utilizado por los dentistas para desmineralizar la superficie del incisivo para que los adhesivos de restauración se peguen mejor sobre la pared del diente. En los refrescos este aditivo es utilizado para equilibrar el sabor dulzón del azúcar y para evitar la reproducción de bacterias y mohos.

El fósforo también está presente en numerosos alimentos, como el marisco. Sin embargo, se trata de fósforo orgánico, por lo que nuestro organismo únicamente se queda con lo necesario, mientras que el fósforo de los refrescos es inorgánico, lo que hace que nuestro cuerpo absorba el 100%. Esto puede desembocar en una excesiva acumulación de calcio, lo que provocaría piedras en el riñón.

Este tipo de bebidas también están compuestas por ácido carbónico (CO2), generado por el líquido, aunque es hasta 100 veces menos fuerte que el aditivo. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento