Torrijas para principiantes: errores que hay que evitar para poder disfrutarlas

Torrija con azúcar
Torrija con azúcar
WIKIMEDIA COMMONS

El componente gastronómico de la Semana Santa no solo es innegable, también es digno de ovación, pues durante esta época podemos disfrutar de numerosas elaboraciones que hacen las delicias de cualquiera que tenga predilección por los sabores tradicionales. Potajes de vigilia, crespillos, leche frita o monas de Pascua son solo algunas de las recetas más usuales llegado el tiempo de Cuaresma, pero hay un postre concreto que se cuelga todas las medallas durante estas fechas, pues son muy pocos los que se resisten a su sabor delicado, su capa dorada y crujiente y su interior esponjoso. Efectivamente, no podríamos hablar de otra cosa que no fuesen las torrijas.

Si bien es cierto que pocas cosas hay más satisfactorias que disfrutar de este postre tradicional en algunos de los mejores obradores de la capital aragonesa, prepararlo en casa, al menos, una vez en la vida es de obligado cumplimiento. Sin embargo, y aunque su receta no tiene mucha complicación (sumergir el pan en leche, freír, espolvorear con azúcar y degustar), cuando la hacemos por primera vez es muy fácil cometer algunos errores que acabarán con las esperanzas de cualquiera de sacar un resultado decente o comestible. Pero, ¿qué es lo que no tengo que hacer para conseguir unas torrijas de diez?

Errores que hay que evitar cuando hacemos torrijas

    ¡No te olvides de apuntarte a nuestra newsletter para no perderte todas las iniciativas e historias de estos días!

    Mostrar comentarios

    Códigos Descuento