¿Por qué deberías tamizar la harina antes de cocinar?

Harina
Harina
Amazon

Al consultar cualquier receta con harina como pueden ser, sobre todo, los postres, bizcochos o tartas, siempre aparece un paso que indica que hay que tamizar la harina antes de mezclarla con otros ingredientes. 

Este paso consiste en depurar la harina, usando un tamiz, aunque también se puede filtrar utilizando un colador o cualquier otro utensilio similar. Este procedimiento, que puede parecer innecesario, es un paso muy importante a la hora de cocinar. 

¿Para qué sirve tamizar la harina?

Al tamizar la harina se van a conseguir unos resultados que, posteriormente, cuando acabemos la receta, se van a notar en el efecto final del bizcocho, pan, masa, tarta o cualquier otro plato que realicemos. 

En primer lugar, tamizar la harina va a hacer que se eliminen aquellas impurezas o partículas, evitando que aparezcan grupos en la masa que vamos a cocinar. En la propia harina pueden aparecer grumos o bolitas que luego, una vez mezclados con el resto de ingredientes, es difícil que desaparezcan. Por ello, conviene eliminarlos antes mediante el tamizado. 

Otra de las ventajas de tamiza la harina es que, al espolvorearla se van a separar entre sí las partículas de la propia harina, introduciéndose moléculas de aire que van a ayudar a aumentar la masa, además de que quede mucho más esponjosa y ligera.

Además, es necesario seguir las medidas de la receta, ya que no es lo mismo añadir en los ingredientes una taza de harina, que usar una taza de harina tamizada. El volumen y la cantidad de harina cambiarán de cuando esté tamizada a cuando no lo esté, tal y como explican en Cocina y Vino. 

También el tamizado de la harina va a hacer que esta se mezcle e integre mucho mejor con el resto de los ingredientes que conforman la masa. El resultado final, por ejemplo, de un bizcocho va a ser mucho mejor, ya que quedará más esponjoso y sin apelmazar. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento