Confunden un melanoma con un lunar y la metástasis alcanza el pulmón: la indemnización asciende a 87.000 euros

  • La afectada tardó dos años en recibir el diagnóstico correcto.
Pruebas para detectar el cáncer de piel
Pruebas para detectar el cáncer de piel.
EUROPA PRESS - Archivo

Confundieron un lunar con un melanoma y el error privó a la paciente del tratamiento necesario durante dos años. Durante una década, la enfermedad ha continuado su avance, ha provocado la aparición de metástasis en el pulmón y se encuentra ahora en su última fase -en estadio cuatro-. Ahora, Sanitas deberá indemnizarla con 87.000 euros.

Cuando en 2009 S. M. M. acudió a su aseguradora y le extrajeron un nódulo del pie, los médicos no detectaron que se trataba de un cárcel de piel. Según el informe de anatomía patológica, era un nevus, un simple lunar. No fue hasta 2011, dos años después, cuando en un centro público, el Hospital 12 de Octubre, se llevó a cabo el diagnóstico correcto y mucho más grave: un melanoma.

La Audiencia Provincial de Madrid ha dictado ahora sentencia firme contra la aseguradora Sanitas y deberá indemnizar a la paciente con 87.068 euros, según ha informado el Defensor del Paciente. 

Los hechos se remontan a 2009, cuando S. M. M. acudió a los servicios de dermatología de su aseguradora y le extirparon un nódulo en el pie que, según el informe de anatomía patológica, era un simple lunar. Sin embargo, dos años después, en el Hospital 12 de Octubre, se llevó a cabo el diagnóstico correcto, que arrojó que se trataba de algo mucho más grave: un melanoma -un cáncer de piel-.

Tras la denuncia, Sanitas reconoció el error, pero negó la mala praxis y se escudó en las características de la lesión, que podían hacer pensar en un lunar y no en un cáncer de piel, para justificar el error en el diagnóstico. 

El retraso causó una disminución de la supervivencia

Sin embargo, la sentencia culpa a la aseguradora de no haber realizado las pruebas complementarias necesarias para ratificar el diagnóstico, dada la alta tasa de mortalidad de este tipo de cáncer y los antecedentes familiares de la paciente -cuyo hermano sufrió un melanoma y su padre un cáncer de pulmón-.

Asimismo, la sentencia reconoce que este error provocó que quirúrgicamente no fuese posible actuar del mismo que si hubiese sido diagnosticado correctamente en 2009, ya que la intervención realizada en 2011 resultó menos eficaz y más invasiva. Además, este retraso causó una disminución en la supervivencia.

Esta demora ocasionó que se perdiesen dos años de tratamiento y la posibilidad de extirpar el tumor en su fase inicial, que ha derivado diez años después en un cáncer con metástasis en el pulmón. 

Además, S. M. M. padece una afectación nerviosa en la zona del pie y una secuela estética tanto en esa zona como en el muslo -de donde se extrajo piel para realizar un injerto-. Asimismo, el daño psicológico sufrido por la paciente es innegable y lo corrobora la sentencia, producido por el avanzado estado del melanoma cuando le fue detectado.

La sentencia emitida en primera instancia por el Juzgado número 1 de Colmenar Viejo fue recurrida por Sanitas y ha sido confirmada por la Audiencia Provincial de Madrid, que confirma la mala praxis en el diagnóstico del melanoma y la indemnización reclamada de 46.704 Euros por el daño ocasionado, así como los intereses desde el 24 de septiembre de 2012, fecha en la que fue requerida la aseguradora y que han sido tasados en 40.363 Euros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento