Cómo hablar de sexo con los hijos: "Los padres inculcan la incomodidad y recogen lo sembrado"

Una madre conversa con sus hijos en la cocina, en una imagen de recurso.
Una madre conversa con sus hijos en la cocina, en una imagen de recurso.
GTRES

Los adolescentes y jóvenes españoles se informan sobre sexo en internet y con los amigos. Solo el 23% recurre a la madre y el 12%, al padre. Estos datos, extraídos de la última Encuesta Nacional sobre Salud Sexual y Anticoncepción entre los Jóvenes españoles publicada por la Sociedad Española de Contracepción (SEC), han sido calificados como "preocupantes" por los autores del informe porque evidencian "la falta de información y de formación". De hecho, según denunció la propia presidenta de la SEC, "muchas AMPAS y centros educativos se oponen" a formar en sexualidad y afectividad, un trabajo que "podría evitar muchas situaciones futuras de machismo y violencia".

En las recientes charlas organizadas por la plataforma educativa Gestionando Hijos en Madrid, una de las ponentes fue la sexóloga y autora del exitoso 'Sexperimentando', Nayara Malnero. En su charla, Malnero destacó la importancia de no mentir ni evitar el tema de la sexualidad en casa. "Los niños preguntan cómo se hacen los hijos igual que por qué llueve. Los tabúes los ponemos nosotros", afirmaba sobre el escenario después de haber atendido a este periódico.

¿Por qué los jóvenes no hablan de sexo con sus padres? Porque los padres no hablan de sexo con sus hijos. No lo hacen porque no saben cómo hacerlo, es algo generacional. Los abuelos no hablaron de sexo con los padres, los padres no lo hacen con los hijos y luego se quejan de que los hijos no hablan con ellos. Los padres tenemos que ser modelo, es absurdo pedir a nuestros hijos que nos eduquen. Nos pasamos toda la vida sin responderles a las preguntas, evitando el tema, cambiando de tema... y cuando llega la adolescencia les queremos dar el mitin. Y entonces los hijos no quieren. La adolescencia, además, se caracteriza por ser una época en la que 'yo lo sé todo, mis padres son un rollo, qué vienes a contarme ahora de ese tema tan incómodo'. Pero son los padres los que han inculcado la incomodidad y obtienen lo que han sembrado. 

¿En otros países el sexo es también un tema tabú en casa? Pasa absolutamente en todos los países. Sí es verdad que hay países más concienciados, por ejemplo en el norte de Europa, donde la educación sexual está integrada desde que los niños entran en el cole, y precisamente son los países con menor índice de embarazo no deseado, menos transmisión de infecciones -que en España están disparadas- y donde la primera relación sexual es más tarde. Aquí pensamos que si hablamos de ello, lo vamos a fomentar. No es así. Si hablamos de ello, van a saber lo que es y no van a tener que investigar. Es al contrario.

En los países donde la educación sexual está integrada hay menos embarazos no deseados y transmisión de infecciones

¿Cómo hablar de sexo en el niñez? Cambiaría el concepto. La sexualidad es algo integrado. Desde que son bebés, los cuerpos, el quererse, el cómo nos tratamos a nosotros mismos delante de ellos, cómo nos ocultamos... Cuando hagan preguntas, aprovechar para tratar el tema con normalidad. Por ejemplo, al ver escenas en la televisión podemos decirles que no es para ellos pero explicarles por qué, no porque esté mal sino porque es para más mayores. O por ejemplo cuando entran en el baño con mamá y esta tiene la menstruación, explicarles qué es para normalizar la situación. ¡Hay tantas situaciones cotidianas que podemos utilizar y que evadimos! Somos muy torpes. Solo hay que darle la naturalidad que tiene.

¿Y en la adolescencia? Lo más probable es que en la adolescencia no nos pregunten, salvo que lo hayamos trabajado muy bien previamente. Si tienes un hijo adolescente y te pregunta, ¡felicidades! Y si no pregunta, aprovecha igual porque la publicidad, la música, las series, las conversaciones adultas están llenas de oportunidades para tratar este tema.

¿Qué opina de introducir una asignatura de educación afectivo-sexual desde Infantil, como proponen algunos partidos políticos? Me parece fabuloso, pero iría más allá. Lo afectivo-sexual parece que sea todo prevención de embarazos, violencia de género y abusos sexuales. Yo haría algo como lo que era el proyecto de 'Educación para la ciudadanía', en la que se enseñen valores, autoestima, seguridad en uno mismo, habilidades sociales... porque todo esto, más tarde, con unos pocos conocimientos sobre sexualidad, es lo que de verdad importa. A  mí me enseñan a poner un preservativo en el colegio, pero luego llega mi primer novio y me dice 'es que con condón... pienso que no confías en mí' y lo hago sin preservativo. ¿Lo importante era saber ponerlo o saber negociarlo? Yo creo que hay que educar en valores y, luego, tener ciertos conocimientos sobre sexualidad. Lo importante es saber que 'como me quiero, me cuido y me protejo', igual que con las drogas.

Lo importante es saber que 'como me quiero, me cuido y me protejo'

¿Y desde qué edad comenzar? Desde Primaria. Desde bien pequeños es la edad importante para enseñarles a querer su cuerpo, a saber cómo van a crecer y desarrollarse, de explicarles por qué los mayores se quieren y dejan de quererse, por qué hay familias de una mamá, de dos mamás, o dos papás, de por qué tengo un hermanito de mi papá, sobre prevención de abusos... ¿Cuándo lo vas a hacer, cuando tengan 15 años? Todo empieza desde el quererse y conocerse desde bien pequeños.

¿Cómo reaccionar si sorprendes a tus hijos masturbándose o te sorprenden ellos a ti teniendo sexo? Lo primero, nada de chillar. No es una situación de miedo, es algo normal. Primero: dejar estar en la intimidad, pasar el calentón de la vergüenza y, luego, si hay que hablarlo se habla y si no, no. De todo conflicto hay que sacar una solución práctica: si pasa eso es porque tenemos que empezar a llamar a la puerta. Si sacamos esta conclusión, genial. Pero no podemos echarle la bronca por esto, como si fuéramos neandertales. 

¿Qué mensaje clave transmitir a los jóvenes para que tengan sexo seguro? Trabajo mucho con adolescentes y preadolescentes -donde me dejan- y siempre les cuento que les voy a enseñar cómo pasárselo bien sin riesgos, porque a mí lo que más me gusta de montarme en una montaña rusa es saber que voy bien abrochada. De lo contrario, lo paso mal. Me subo a la montaña rusa y me lo paso en grande cuando me siento segura. Tenemos que enseñarles que la sexualidad es para disfrutarla, para quererse, para compartirla (si puede ser con amor -esto es lo que yo opino-)... pero de forma segura.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento