Frutas y verduras en un supermercado.
Frutas y verduras en un supermercado. UGR - Archivo

Según un estudio llevado a cabo por investigadores de las universidades británicas de Nuffield y Oxford, publicado en la revista 'British Medical Journal' (BMJ) las personas que siguen dietas veganas o vegetarianas pueden tener un mayor riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares hemorrágicos (comúnmente conocidos como ictus), pero a la vez tienen menos probabilidades de sufrir enfermedades coronarias.

La investigación se ha realizado sobre una muestra de 48.188 personas, que no padecían problemas de esta clase al comienzo del estudio. Posteriormente, se los dividió entre aquellos que comían carne, aquellos que comían pescado pero no carne, y vegetarianos y veganos.

A estas personas se les realizó un seguimiento durante 18 años. Durante ese tiempo, y tras ajustar factores sociodemográficos y de estilo de vida, se observó que, aparentemente, las personas que consumen pescado pero no carne tenían un 13% menos de posibilidades de sufrir enfermedades coronarias, mientras que en vegetarianos y veganos el riesgo descendía un 22%.

Entre los factores que, según los autores, podrían propiciar esto están un índice de masa corporal más bajo, tasas más bajas de presión arterial, colesterol más bajo y menor incidencia de diabetes.

En cambio, los vegetarianos y veganos presentaban un riesgo un 20% superior de derrame cerebral, que los investigadores relacionaron con niveles bajos de algunos nutrientes como la vitamina B12, la vitamina D y los aminoácidos esenciales.

Con todo, los propios autores señalan que, como investigación observacional, el estudio no establece una relación causal. Igualmente, destaca que los hallazgos se suscriben únicamente a europeos blancos (habitantes del Reino Unido, que tiene unos patrones dietéticos bastante particulares) y pueden no aplicarse en otros grupos demográficos.