Avería coche
Sufrir una avería mientras conduces el coche puede provocar situaciones de riesgo. Freepik

Con la llegada del verano y de las vacaciones, es fundamental revisar el vehículo, más si se va a hacer un viaje con él. Esta puesta apunto garantizará que todos los elementos se encuentran en perfecto estado y, con ello, la seguridad de los ocupantes del vehículo. Si no se realiza un correcto mantenimiento y seguimiento del coche, puede que, una vez iniciado el trayecto por carretera, se pueda sufrir una avería. De hecho, la mala conservación y la antigüedad del coche son dos de los principales factores que provocan daños.

El fallo en la batería del coche, que incluso pueden ser causadas por los malos hábitos en la conducción, son otras de las averías más frecuentes. Así lo señala un análisis de la empresa aseguradora Mapfre, quien ha detallado que el 53% de los partes que reciben durante los meses de junio y septiembre están vinculados a esta avería. Además, el estudio detalla las causas de este fallo: estar descargada o que ya haya cumplido su periodo de vida útil (aproximadamente 3.000 ciclos de carga completo en los vehículos eléctricos) y requiera un recambio.

Otras averías

Además de la batería, hay otros elementos del vehículo que también sufren más averías en el periodo estival. El 26% de los partes son por percances con el motor y el el 8,4% por fallos en la instalación eléctrica del vehículo. Las averías en los sistemas de transmisión y de alimentación suponen el 3,8% y el 2,9%, respectivamente, y los pinchazos y reventones o robos representan solo el 2,3% del total de llamadas al seguro, según Mapfre. Cualquiera de estos fallos pueden detectarse a tiempo si se saben identificar los pilotos de avería que se encienden en el vehículo

Los días de operación salida y retorno implican el aumento de los desplazamientos de vehículos y de percances, por lo que desde la aseguradora insisten en la necesidad de prevenir, de una adecuada revisión y una preparación del vehículo, especialmente antes de realizar un desplazamiento largo.