Estas son las claves para conseguir las ayudas a los coches eléctricos.
Los vehículos eléctricos comienzan a tener gran demanda en el sector automovilístico.  Pixabay

¿Cuánto dura la batería de un coche eléctrico? Esta es una de las preguntas que más preocupan a los conductores españoles, quienes valoran cada vez mejor las prestaciones eficientes de estos modelos, pero aún no tienen claro si es una opción lo suficientemente desarrollada para no quedarse tirados por falta de energía. Aunque cabe tener en cuenta que de media la mayoría de estas admiten hasta 3.000 ciclos de carga completos (lo que puede equivaler a más de ocho años de vida útil si se llega a gastar y recargar a diario) no todos los usuarios están preparados para utilizar bien estos vehículos y sacarles el partido adecuado.


Así, es importante tener en cuenta algunos trucos para alargar tanto la autonomía como la vida útil de las baterías, pero también esencial quitarse algunas manías al volante si se quiere sacar partido (y el rendimiento adecuado) a esta pieza clave de los coches eléctricos. Pero, ¿cuáles?

  • Se te ha acabado aparcar al sol. Aunque encontrar aparcamiento no es, precisamente, la tarea más fácil cuando uno conduce, con la llegada de los coches eléctricos el filtro entre sitios aceptables e imposibles va a aumentar. Si con un coche de combustión lo peor que puede pasar al aparcar en un hueco pequeño en el que el sol incide durante todas las horas que lo vamos a dejar ahí es quemarnos las manos al ponerlas sobre el volante; con uno eléctrico podemos provocar un auténtico desastre: quedarnos sin batería sin posibilidad de recargar.
  • Arrancar con la radio puesta. Para muchos conductores es indispensable, antes de ponerse a maniobrar para desaparcar el coche e iniciar el viaje, poner la radio y sintonizar su cadena favorita. Un gesto común, y casi involuntario, que puede dañar seriamente la batería de nuestro eléctrico, pues al encenderla con el motor apagado le obligamos a hacer un gasto extra de energía. Y es que tanto la radio, como el aire acondicionado o los dispositivos enchufados consumen gran parte de la batería cuando el coche está apagado.
  • Motor parado y las luces encendidas, jamás. Si bien es cierto que esta peligrosa costumbre también acaba con la batería de un coche de combustión, en el caso del eléctrico la cosa puede ser aún más grave: podemos destrozar por completo su vida útil y tener que pagar por un recambio (lo que, adelantamos, no es nada barato).