¿Sabes cómo cambiar una rueda pinchada? Cinco pasos para conseguirlo
Tener un pinchazo o un reventón en la rueda del coche nos puede ocurrir en cualquier momento.  Freepik

Las ruedas son una de las partes más importantes de un vehículo. Están en contacto directos con el asfalto y, por tanto, son uno de los elementos que más sufren.

Tener un pinchazo o un reventón en la rueda del coche nos puede ocurrir en cualquier momento y en cualquier lugar, por ello es conveniente llevar siempre un kit antipinchazos o una rueda de recambio junto con las herramientas necesarias. Pero, si tienes un pinchazo en carretera, ¿sabrías cambiar la rueda?

Desde Race explican los cinco pasos para saber cómo cambiar las ruedas de un coche:

1. Detener el coche en un lugar seguro

Hay que detener el coche en un lugar llano. Antes de salir del vehículo ponerse el chaleco reflectante y seguidamente colocar los triángulos de preseñalización.

2. Herramientas

Localizar todas las herramientas que se vayan a utilizar: rueda de repuesto, gato, llave... si la rueda lleva tapacubos hay que retirarlo. Seguidamente aflojar los tornillos y colocar el gato. En el manual del coche indica dónde hay que ponerlo.

3. Retirar los tornillos y la rueda

Levantar el coche con el gato hasta que la rueda pinchada no toque el suelo. Seguidamente hay que quitar los tornillos y sacar la rueda. Es aconsejable colocar la rueda pinchada debajo del coche junto al gato. De esta manera si éste fallase se evitarían daños.

4. Rueda de repuesto

Colocar la rueda de repuesto y apretar todos los tornillos manualmente.

5. Bajar el coche y apretar tornillos

Retirar la rueda pinchada y bajar el coche. Cuando la rueda de repuesto toque el suelo ya se puede quitar el gato. A continuación, acabar de apretar los tornillos con la llave. Una vez cambiada es aconsejable comprobar la presión de los neumáticos en una gasolinera.

Por otro lado, a la hora de salir de viaje hay que revisar el estado de los neumáticos, tanto la presión como la rodadura. La legislación marca que, si la rodadura es inferior a 1,6 milímetros, la rueda está desgastada y debe sustituirse.

En cuanto a la presión de las ruedas, la media general se sitúa alrededor de los 2.5 bares, pero esta cifra no es igual para todos los vehículos. Por este motivo, lo más eficaz es consultar una tabla de presiones o la recomendada por el propio fabricante.

La medida del aire, que conviene llevar a cabo con cierta periodicidad, debe realizarse siempre con los neumáticos fríos.