¿Cuál es la presión adecuada para las ruedas de mi coche?
Es muy importante medir el aire de los neumáticos con cierta periodicidad. Pixabay

Aunque hayamos revisado bien las ruedas antes de salir de viaje (y hayamos comprobado que la presión es la adecuada para las nuestras), las carreteras están llenas de imprevistos. Y más ahora que se acerca la temporada viajera por excelencia: el verano. Por ello, hay que estar siempre preparado para saber actuar si fuese necesario, y no solo en lo que a accidentes se refiere, también ante posibles averías. Entre las más comunes están las que atañen a los neumáticos y los pinchazos: fallos inoportunos que hay que controlar si se producen mientras conducimos y atajar, una vez estamos parados. Pero, ¿qué pasa si no sabemos cambiar la rueda? ¿Podemos recibir una multa?


La respuesta es no. Si bien es cierto que hay algunas multas sorprendentes, como la de sacar el codo por la ventanilla o conducir con tacones, la de no saber cambiar una rueda no forma parte de ellas. Así, la Ley de Tráfico y Seguridad Vial lo único que contempla es que es obligatorio que todos los turismos que estén en circulación lleven una rueda de repuesto en buen estado, junto con las herramientas necesarias para realizar un posible cambio. No obstante, como medida de seguridad, es importante saber cuáles son los pasos a seguir para cambiar un neumático por otro: empezando de cómo hay que frenar con una rueda en mal estado y acabando en la mejor manera de ajustar los tornillos para retomar el viaje de forma segura.


Multas relacionadas con las ruedas


A pesar de que no saber cambiar una rueda no sea motivo de multa, sí que hay otros aspectos relacionados con los neumáticos que pueden suponernos una sanción económica. Por ejemplo, si las autoridades pertinentes evidencian el mal estado de alguna de ellos (bien sea por presión deficiente o desgaste del dibujo, entre otros), la infracción es clara y puede costarnos hasta 800 euros (200 por cada rueda). Algo similar ocurre si al arrancar el coche, decidimos patinar con las ruedas: si la Policía o la Guardia Civil nos ve, pueden ponernos una multa de hasta 100 euros.