Cinco consejos para cuidar las ruedas de tu coche este verano
Es aconsejable controlar de manera rutinaria el estado de los neumáticos.  Whatwolf/Freepik

Los neumáticos son una de las partes más importantes del coche. Son piezas clave, ya que están en contacto directo con el asfalto. Esto hace que a medida que aumentan los kilómetros que se recorren con el coche, se vayan deteriorando.

Es aconsejable controlar de manera rutinaria su estado, sobre todo si se va a realizar algún viaje.

La rodadura de la goma de los neumáticos es una de las cosas que hay que revisar. La legislación marca que, si la rodadura es inferior a 1,6 milímetros, la rueda está desgastada y debe sustituirse. Un truco para comprobarlo es coger una moneda de un euro y colocarla sobre la rodadura. Si el borde dorado que rodea la moneda queda cubierto por la goma del neumático, significa que la rueda todavía tiene vida útil.

La Asociación Nacional de Distribuidores e Importadores de Neumáticos (ADINE) explica cuáles son los factores humanos que aceleran el desgaste de los neumáticos.

  • Circular con baja presión o presión excesiva: hay que revisar la presión de las ruedas y siempre debe hacerse con los neumáticos en frío. La media general de presión se sitúa alrededor de 2.5 bares, pero esta cifra no es igual para todos los vehículos. Lo ideal es comprobar cuál es la medida exacta de presión que necesita tu coche. 
  • La velocidad: cuanto mayor es la velocidad, más aumenta la temperatura de la rueda. Por tanto, si ésta aumenta de forma excesiva, la presión podría bajar de forma brusca.
  • La sobrecarga: lo más aconsejable es consultar la tabla de presiones recomendada por el fabricante. Conducir con la presión inadecuada puede derivar en serios problemas como, por ejemplo, el aumento en la distancia de frenada si la presión es baja o calentarse en exceso y provocar una rotura de neumático si hay sobrecarga.
  • Un mal equilibrado: si el peso de los neumáticos es desigual el desgaste será irregular, lo que puede generar serios problemas en la conducción.
  • Frenar de forma brusca: se desgastarán mucho más los neumáticos y de forma irregular.