Imagen de archivo de Instagram
Imagen de archivo. PIXABAY

Instagram sigue siendo la red social reina para los niños españoles. Así lo demuestra el estudio Menores e Internet: la asignatura pendiente de los padres españoles elaborado por Qustodio, plataforma de seguridad y bienestar digital para familias.

Según estos datos, 2 de cada 3 menores españoles de entre 15 y 17 años utiliza Instagram, cifra muy superior al 44% de Estados Unidos. Además, casi la mitad (49%) de los niños entre 12 y 14 años utiliza esta app en España pese a que, según la ley española y la normativa de la red social, los menores de 14 años no pueden registrarse.

Por si eso fuera poco, un 4% de los niños españoles de 5 a 8 años utiliza Instagram pese a las restricciones de edad. Teniendo en cuenta estos datos, desde Qustodio han querido analizar en profundidad esta aplicación para que los padres aprendan con sus hijos a hacer un uso responsable de ella:

Protección frente al acoso. El 40% de los niños ha sufrido ciberbullying, según un informe de Save the Children, y muchas veces este acoso no se queda en las pantallas. Por ello, Instagram ha desarrollado una herramienta que bloquea a los ciberbullies de una forma más sutil para que los comentarios de los acosadores solo sean visibles para ellos, pero no para el acosado, evitando así posibles repercusiones en la vida real.

Concienciar a los ciberacosadores. Siguiendo la anterior medida, la red social está probando una nueva solución de inteligencia artificial capaz de detectar si un usuario está escribiendo comentarios ofensivos en la publicación sobre otra persona y preguntarle directamente si realmente quiere enviar ese mensaje.

Combatir la adicción por los likes. Desde hace unas semanas Instagram está ocultando el número de 'me gusta' y reproducciones de vídeo que aparecen a los usuarios. Una medida enfocada a reducir la obsesión por los likes cuando ven a amigos con una cifra mucho mayor que la suya, aunque, de momento, los usuarios aún pueden ver las interacciones en sus propios posts.

Reducir el tiempo de uso. Un estudio de Kelisto.es advierte que pasar más de dos horas al día conectado a internet puede ser un síntoma de adicción. Instagram cuenta con utilidades que pueden ayudar a los padres a limitar el tiempo que sus hijos gastan en esta app. El panel 'Tu actividad' del perfil de usuario incluye una media diaria y semanal del tiempo invertido, así como una herramienta que permite fijar un tiempo límite por día y notificar al usuario si se sobrepasa.

La mejor herramienta es hablar con ellos. Estas medidas son muy útiles para combatir la adicción, pero de poco sirven si los padres desconocen la aplicación. Por ello, lo mejor es hablar con los hijos sobre su uso y costumbres en Instagram siguiendo algunas preguntas como: ¿conoces a todos tus followers? ¿cómo te hacen sentir los likes y comentarios?

"Instagram es como cualquier otra aplicación o servicio de internet, si se usa sin ningún control puede derivar en problemas de autoestima por la falta de 'me gustas', desconexión con la familia y adicción", destaca María Guerrero, psicóloga experta de Qustodio. "La prohibición no es la solución, ya que es mucho más efectivo seguir las recomendaciones de uso de la app, hablar con los hijos y contar con herramientas de gestión y control".