Las revisiones del coche evitan más de 1,7 millones de averías
El 24% de los usuarios no revisa el coche con la frecuencia recomendada.   @peoplecreations/Freepik

La falta de mantenimiento del vehículo genera averías en 1,7 millones de coches cada año, especialmente durante los meses de verano, siendo las baterías, los neumáticos y el motor los componentes más afectados, según datos del Real Automóvil (RACE) recogidos por Rastreator.

Por ello, las revisiones periódicas, sobre todo en periodo de vacaciones y previo a las mayores operaciones salida del año, podrían evitar gran parte de estas averías, en un año que la Dirección General de Tráfico (DGT) prevé 90 millones de desplazamientos en julio y agosto, un 1,66% más que en los mismos meses del año pasado.

La ITV es otro de los trámites que evita al año más de 17.700 accidentes de tráfico. Un control rutinario que ayuda a conocer el estado del vehículo y a garantizar el buen funcionamiento de los principales elementos de seguridad que componen el coche.

Aunque hay otros factores que contribuyen a que ocurran siniestros, como la velocidad inadecuada y las distracciones, en un 32% cada uno de ellos, el cansancio  o consumo de alcohol, en un 12% cada uno, o el consumo de drogas, en un 11%, es imprescindible revisar el coche antes de salir de viajes. 

Para Rastreator, es importante dedicar tiempo en revisar ciertos elementos que pueden influir en la seguridad en las carretera como, por ejemplo, el estado de los neumáticos, el nivel de aceite, el líquido de frenos, las luces, el líquido refrigerante y todos los elementos del limpiaparabrisas (escobillas, ifusores de agua…).  

Según datos del Observatorio Español de Conductores DUCIT, el 24% de los usuarios no revisa el coche con la frecuencia recomendada por el fabricante.

¿Cada cuántos kilómetros debemos hacer una revisión al coche? Hay partes que podemos revisar nosotros mismos, pero hay otras que son más complejas y es necesario verificarlas en el taller como, por ejemplo, el sistema de frenado (pastillas, discos, líquido...) que habría que revisarlo cada dos años o entre 40.000 y 60.000 kilómetros.