Estas son las cinco averías del coche más caras (y los trucos para evitarlas)

Un buen mantenimiento del vehículo es fundamental por la propia seguridad del conductor.
Un buen mantenimiento del vehículo es fundamental por la propia seguridad del conductor.
peoplecreations/Freepik

Si bien es cierto que tener coche tiene muchas ventajas a la hora de moverse, también conlleva una serie de responsabilidades que tener en cuenta. Sobre todo, conviene no perder de vista aquellos elementos que pueden acabar en avería y, por tanto, desembolsando una cantidad de dinero variable que, en algunos casos, puede ser bastante elevada.

Las cinco averías más caras de nuestro coche

  • Caja de cambios. Gracias a ella podemos seleccionar diferentes marchas según la situación y un mal uso puede dejarnos prácticamente inservible el coche. Casi 8.000 euros puede llegar a costar cambiar este elemento si es automático y hasta 5.000 si se trata de uno manual, por lo que conviene evitar maltratar la caja de cambio, ya sea pisando mal el embrague, haciendo movimientos bruscos que desmonten el engranaje o no cambiando el líquido de transmisión.
  • Culata. La culata permite el cierre de las cámaras de combustión, lo que permite que el motor funcione con normalidad. Para arreglarla, el mecánico deberá emplear más de dos jornadas de trabajo, lo que significa que también costará más dinero: casi 4.000 euros, dependiendo del taller elegido. La manera de cuidar este elemento, para evitar pasar por caja, es controlar los niveles de aceite y refrigerante con asiduidad.
  • Turbo. Si bien es cierto que los vehículos de corte deportivo son los que más suelen utilizarlo, debido a que se encarga de sobrealimentar el motor para que rinda más. Ser demasiado rápidos arrancando (o apagando el coche) o conducir de forma brusca son dos de los aspectos que hay que cuidar para evitar pasar por el taller y pagar, más o menos, 3.000 euros por arreglar el turbo.
  • Volante motor. Este elemento mecánico es el responsable de almacenar la energía cinética que le transfiere el motor, reduciendo los tirones y los cambios bruscos. En caso de avería, fallo que notaremos cuando el embrague comience a vibrar o las marchas no entren correctamente, la factura del taller puede ascender hasta los 2.000 euros.
  • Inyectores. En el caso de los inyectores lo más caro no es la mano de obra, sino el coste de la pieza, por lo que en total se pude llegar a pagar casi 2.000 euros. ¿La manera de evitarlo? No alargar demasiado la reserva de combustible del coche y repostar en áreas de servicio de confianza.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento