lata de bonito
Lata de bonito. APF

Ya hemos contado en artículos anteriores algunas recetas que se pueden hacer con latas de sardinas y de mejillones y hoy, vamos a seguir con algo tan socorrido como las latas de bonito.

Lo primero de todo es decir que, prácticamente todas las recetas que se pueden hacer con bonito se pueden hacer igualmente con atún, caballa o melva. Si bien el atún rojo es el rey, lo normal es que en las conservas se encuentre atún claro y el conocido como bonito del norte o atún blanco.

La verdad es que suelen apreciarse mayores diferencias de calidad dependiendo de las marcas que de los propios productos: mejor un buen bonito que un mal atún. También se encuentran diferencias entre las distintas partes del pescado; la ventresca es la pieza más grasa y suele ofrecer una textura y un sabor más suaves.

Por último, hay que tener en cuenta si la conserva es al natural, en escabeche o en aceite y, en este último caso, hay que distinguir entre las conservas en aceite de oliva y de girasol. Como siempre les digo, al final lo mejor es lo que más le gusta a cada uno, pero lo que en cualquier caso deben mirar es el contenido en pescado de la lata (según la legislación actual debe ser un mínimo del 65%) y asegurarse de que solo contienen tres ingredientes: pescado, sal y aceite.

Dicho esto, vamos a ver algunas recetas muy sencillas que no necesitan encender el fuego y que nos pueden solucionar lo mismo un aperitivo que una comida o una merienda.

Paté de bonito

La imaginación al poder; pueden probar con un montón de mezclas, pero yo de momento les voy a dar un par de opciones:

  • Paté con quesos de porciones; se mezclan bonito en aceite (bien escurrido o al natural) con quesitos en porciones, un poco de mayonesa, algo de limón y un golpe de tabasco.
  • Paté con salmón; se puede utilizar salmón ahumado o restos de salmón a la plancha que les hayan sobrado y tengan guardado en la nevera; solo hay que mezclar el salmón con bonito en aceite  y un poco de cebolleta. Si lo quieren suavizar y darle textura pueden añadir algo de queso tipo Philadelphia (puede ser light).

En los dos casos hay que mezclar muy bien hasta conseguir una pasta uniforme y se puede extender sobre pan tostado, poner dentro de unas tartaletas … o comerlo a cucharadas.

Tortilla de bonito

Tortillas (mexicanas) de bonito

Vamos a empezar con México. Algo tan sencillo como utilizar una tortilla (en mi caso me gustan más de maíz, pero se puede hacer igualmente con tortillas de trigo) mexicana de base sobre la que se pone una capa de guacamole y sobre ello una mezcla de hecha con bonito en aceite, tomates cherry cortados por la mitad, un manojo de cebollino o de cebolleta picados, algo de cilantro picado, sal y pimienta y zumo fresco de limón. Para el guacamole solo hay que aplastar un aguacate maduro con un poco de aceite de oliva, sal, pimienta y zumo de limón y, a gusto de cada uno puede añadir cilantro y algún chile. Muy fácil de hacer y les garantizo que queda espectacular.

Bonito en picadillo

Parecido al paté, pero dejamos la consistencia de la mezcla con los ingredientes mucho más enteros. Hay que mezclar bonito en aceite con pimiento rojo y cebolleta bien picados, se añade un poco de salsa rosa (si no la tienen preparada se hace en un momento con mayonesa, kétchup y mostaza), unas alcaparras y un huevo duro también picado, se salpimenta y listo.

Papas 'aliñás'

No me resisto a añadir esta receta aunque necesita patatas cocidas. Es una ensalada de patata a la que se añaden un par de cebolletas, un poco de perejil picado aceite de oliva, vinagre de jerez y bonito en aceite (si quieren también pueden poner huevo duro y aceitunas negras o aceitunas rellenas). Es una variedad de la ensalada cordobesa pero el vinagre le da un punto de frescor que se agradece con estos calores.

Como habrán visto nunca pongo las cantidades, en mi opinión, eso va en gustos y prefiero que cada uno se haga sus composiciones y además al final depende de muchos factores: no es lo mismo una cebolleta que salga fuerte que una suave, a algunos les gusta más el aceite y el picante y a otros menos, en fin, hagan sus pruebas y espero que disfruten de estas preparaciones.