Objetos que acumulan suciedad
Los teléfonos móviles, las monedas o billetes acumulan numerosos gérmenes. ARCHIVO

Aunque no todos los microbios son nocivos para la salud humana, algunos de de ellos, como los virus, parásitos o ciertos tipos de bacterias, pueden suponer un peligro al ser un foco de enfermedades.

Pese a pasar inadvertidos por el ojo humano, todos ellos están presentes en todo lo que nos rodea, por ello hay que prestar especial cuidado y realizar gestos tan sencillos como lavarse las manos, ya que según la OMS es la medida más eficaz para reducir el contagio de enfermedades.

Asimismo, desde la revista Muy Interesante han elaborado una clasificación de objetos que tocamos y lugares por los que pasamos a diario y que constituyen una fuente importante de gérmenes:

  • Monedas y billetes. Pueden llegar a contener bacterias multirresistentes o incluso ántrax.
  • Teclado del ordenador. Conviene limpiarlo regularmente, puesto que acumula suciedad que favorecen el crecimiento bacteriano.
  • Teléfono móvil. Además de ser un importante foco de gérmenes y suciedad, es uno de los métodos más fáciles de transmisión de infecciones, por lo que se recomienda desinfectarlo a diario.
  • Taza del váter. Aquí pueden encontrarse varios virus y bacterias, y en el caso de los inodoros públicos, podrían llegar a transmitir enfermedades de transmisión sexual, si bien la infección es poco probable.
  • Grifo. La humedad presente en ellos puede hacer que bacterias como la E.coli cree colonias en su interior. Prueba de ello es un reciente estudio de la Universidad de Michigan, que ha hallado colonias de microbios en grifos y lavabos de hospitales.
  • Estropajo o esponja de cocina. Son un caldo de cultivo tanto para bacterias como para gérmenes. Un estudio de la universidad alemana de Giessen halló Proteobacteria y Actinobacteria, perjudiciales apara la salud ya que pueden causar infecciones. La mejor manera de desinfectarlos no es con jabón o detergente, sino preparar una solución de un 90% agua y un 10% lejía y lavarlo no más de 30 segundos.
  • Agarraderas del transporte público. Virus como el del resfriado puede llegar a sobrevivir hasta 18 horas en superficies como estas, por lo que conviene lavarse bien las manos después de utilizar el metro, tren o autobús.
  • Botones del ascensor. La bacteria más común que se encuentra en ellos es el estafilococo, seguida del estreptococo, según un estudio de la Universidad de Toronto.
  • Pomos de las puertas. Los de los lugares públicos son los que concentran más suciedad.
  • Carta del restaurante. Según un estudio del Basque Culinary Center de San Sebastián, los menús de los restaurantes pueden llegar a estar más infectados que los inodoros.
  • Mando a distancia. Tanto el de casa como especialmente el de los hoteles: un estudio de la Universidad de Houston demostró que estos objetos eran los que más microbios albergaban de un hotel.
  • Carro de la compra. Según un estudio de la Universidad de Arizona, los mangos de los carritos contienen más de un millón de gérmenes coliformes.
  • Tabla de cocina. Conviene desinfectar adecuadamente las tablas de cocina con cada uso, ya que pueden ser grandes recolectoras de gérmenes. Además, lo ideal es utilizar una tabla distinta en función del tipo de alimento.
  • Escaleras mecánicas. La goma negra del pasamanos concentra una gran suciedad.
  • Cepillo de dientes. Diversos estudios han hallado bacterias como estafilococos, coliformes, bacterias intestinales y hasta gérmenes fecales, de ahí que sea muy importante tener las manos limpias antes de utilizarlo y limpiar bien el cepillo después.
  • Cajero automático. Al igual que todos los sitios públicos, son un importante foco de gérmenes. Un estudio de la Universidad de Nueva York reveló que cada cajero podía contener unos 1.200 gérmenes de media.
  • Trapo de cocina. Conviene lavarlo y desinfectarlo con regularidad para evitar que se convierta en un foco de bacterias como E.coli, estafilococos o listeria, halladas en un estudio realizado por la Agencia de Protección Sanitaria británica.
  • Toallas de baño. Acumulan las células muertas de la piel, ácaros y otros patógenos, de ahí que haya que lavarlas con frecuencia.
  • Almohadas y cojines. Son un importante foco de ácaros del polvo, piel muerta, bacterias y saliva.
  • Microondas. Especialmente las puertas, agarraderas, botones y ruedas son los que más gérmenes contienen.