Robot de cocina de Lidl
Clientes comprando el robot de cocina de Lidl. EP

Cuesta 360 euros, compite con el Thermomix, y se ha convertido en uno de los productos estrella de Lidl. Hablamos de su robot de cocina Monsieur Cuisine Connect, que sale a la venta de forma puntual una o dos veces al año y que suele durar muy pocas horas.

Fecha de venta

Esta vez, la cadena de supermercados ha querido calentar un poco el ambiente anunciando que el 30 de mayo es la fecha elegida para poner a la venta este electrodoméstico que, en realidad, todo el mundo conoce como el Thermomix de Lidl. Disponible primero online y a partir del 8 de junio en tiendas, el anuncio ha sido suficiente para que muchos interesados se empiecen ya a frotar las manos mientras preparan su estrategia para conseguir uno.

¿De verdad no hay producción suficiente como para poder venderlo de forma normal? Posiblemente, pero lo cierto es que es la estrategia habitual para algunos de sus productos -ocurría lo mismo con la panificadora, aunque parece que el interés se ha calmado- y salta a la vista que les funciona muy bien.

Precio

El caso es que, frente a los más de 1.000 euros que cuesta el último modelo de Thermomix, la versión de Lidl resulta de lo más tentadora, aunque es verdad que en esta pelea hay una nueva contendiente: la Mambo de Cecotec que, según nos cuentan, tiene cada vez más fans.

Pero la pregunta que toca hacerse no es solo respecto al precio, sino más bien si realmente necesitamos un robot de cocina en casa. Puede parecer una tontería, pero el síndrome del electrodoméstico abandonado es un clásico de este tipo de productos: se usa mucho las primeras semanas pero luego queda olvidado y ocupando espacio en algún rincón de la cocina.

¿Qué hace un robot de cocina?

Y en el caso de los robots muchas veces ocurre porque no se tienen realmente claras sus funciones. ¿Qué hace un robot de cocina? Básicamente tritura a diferentes velocidades, es capaz de combinarlo con la cocción -posiblemente su función más útil por las texturas resultantes-, amasa, cuece al vapor...

Posibles recetas con la Thermomix de Lidl

¿Cocina? Claro. ¿Cocina solo? Con muchos matices. Las cremas, por ejemplo, son bastante automáticas y tiene la ventaja de la progamación de la hora, por si nos hace gracia tener la comida recién preparada al llegar a casa. Muy bien también para batidos, salsas o para las masas de panes y pasteles, aunque necesitaremos un horno al final.

Los guisos también son otra de las especialidades, puesto que el control de la temperatura y la posibilidad de dejar un plato cocinándose solo y moviéndose de vez en cuando para evitar que se pegue es uno de sus mejores argumentos.

¿Merece la pena?

En realidad, si por ejemplo vamos a hacer una salsa de tomate tendremos que prepara antes un sofrito -en la propia máquina-, antes de añadir el resto de ingredientes y olvidarnos del asunto. Así que automático, pero no milagroso. En algunas recetas puede ser, pero en la mayoría no funciona eso de echar todos los ingredientes, programar y olvidarte. Tienes que estar allí delante e ir siguiendo los pasos.

Y, por seguir con uno de los platos que vemos en la foto promocional, cocer pasta en un robot de cocina no tiene ningún sentido. Otro dato a tener en cuenta: pica pero mucho, hasta casi pulverizar el ingrediente. Así que cualquier receta en la que queramos tener trozos de cierto tamaño de algo tocará hacerlo a mano, como toda la vida.

En realidad, la mayoría de funciones se pueden hacer con otros aparatos, pero la gracia es que aquí se concentran en uno solo con el consiguiente ahorro de espacio y de cacharros para fregar.