¿Qué es un punto de recarga ultra rápida para coches eléctricos?
Este tipo de instalaciones disponen de una potencia máxima de 700 kilovatios. Pixabay

España cuenta ya con el primer punto de recarga ultra rápida para vehículos eléctricos de la Península. Un sistema capaz de recargar en tan solo seis minutos hasta el 80% de la batería de un coche que soporte la potencia máxima de este dispositivo, un tiempo equivalente al que utiliza un método de repostaje tradicional.

Este tipo de instalaciones disponen de una potencia máxima de 700 kilovatios, que puede ser repartida entre cuatro puntos de suministro dependiendo cuál sea la capacidad de la batería de los vehículos. Es decir, son capaces de recargar dos coches eléctricos de manera simultánea con 350 kw de potencia, o cuatro con 175 kw cada uno.

También existen distintos tipos de recarga en función de la potencia del poste de suministro. Una característica que, junto con las del propio coche, condicionan la velocidad de recarga de la batería.

Por ejemplo, en un punto de recarga ultra rápida que oscila entre los 150 y los 350 kw, es posible recargar el 80% de una batería de 40 kwh en un margen de seis a trece minutos, lo que se traduce en una autonomía de 270 kilómetros.

Al mismo tiempo, en un punto de 50 kw, el tiempo necesario serían 30 minutos, mientras que en una instalación semi rápida de 22kw ascendería hasta los 90 minutos. Además, para que cualquier coche eléctrico del mercado pueda utilizar esta infraestructura, los nuevos puntos de recarga cuenta con conectores estándares de recarga Combo CCS (hasta 350 kw) y CHadeMO (hasta 100 kw).

Este pasado lunes tuvo lugar la presentación del primer punto de recarga con estas características en Lopidana (Álava), que se convirtió también en uno de los primeros ubicados en el sur de Europa. Este sistema, instalado por Ibil -una empresa impulsada por Repsol y el Ente Vasco de la Energía-, cuenta con el objetivo de desarrollar tecnología, servicios y capacidades en el ámbito de la recarga eléctrica.

El acto contó con la participación del consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz; el presidente de la sociedad pública Ibil, Emiliano López Atxurra; la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco, Arantxa Tapia; el diputado general de Álava, Ramiro González; y el alcalde de Vitoria-Gasteiz, Gorka Urtaran, entre otras autoridades.