Ifema, rodeado por taxis
Decenas de taxis cortan los accesos a Ifema, un día antes de la inauguración de Fitur, un acto al que van a asistir los reyes de España. JORGE PARÍS

Tras ser aprobada en el Consejo de Ministros, el pasado 1 de agosto entró en vigor la Orden ministerial que, tras ser publicada en el BOE, obliga a todos los vehículos que se dediquen al transporte colectivo de viajeros a lucir una matrícula de color azul en la parte trasera del coche.

Esta medida afecta, principalmente, a todos los vehículos nuevos que sean matriculados desde el pasado mes de agosto. El resto disponen de un plazo máximo de un año para adaptar su matrícula trasera a la normativa.

La decisión afecta exclusivamente a los coches, es decir, a los taxis y a los vehículos con licencia VTC. Dos modelos diferentes de transporte cuyos desacuerdos en el modelo de gestión provocaron gran crispación en las principales ciudades españolas hace unas semanas.

De esta manera, los taxis y servicios como Uber o Cabify lucirán dos tipos de matrículas diferentes. Por un lado, respetarán la tradicional de color blanco y letras negras en la parte delantera, mientras que en la zona posterior del vehículo incorporarán la novedosa matrícula de fondo azul y letras blancas.

Uno de los principales objetivos de este cambio es mejorar la identificación de este tipo de vehículos destinados al transporte colectivo de viajeros.