Magdalenas de plátano y chocolate
Magdalenas de plátano y chocolate  EMMA GARCÍA

Las magdalenas ya triunfaban incluso antes de que alguien empezara a llamarlas muffins. Y aunque no es una merienda para cada día, podemos alegrar alguna fiesta infantil preparando unas cuantas bandejas con diferentes sabores y decoración. Si hay intolerancia al gluten, podemos preparar esta versión vegana y sin gluten de limón con crema de almendras.

Aunque podemos cocinarlas al microondas como ya hicimos con este estupendo mugcake de zanahoria, lo cierto es que en el horno podemos tenerlas listas en 15-20 minutos y podemos llenar toda la bandeja para hacer muchas a la vez. Y la textura y resultado final nos convencen más.

La clásica mezcla de plátano y chocolate también es aplicable a las magdalenas y el resultado, como era de esperar, es muy bueno. Una versión un poco diferente para una receta de toda la vida.

Ingredientes

  • 1-2 plátanos maduros
  • 200 gr. de azúcar
  • 2 huevos
  • 50 ml. de leche entera
  • 150 ml. de aceite de girasol
  • 250 gr. de harina de trigo
  • 16 gr. de levadura química
  • 15 ml. de esencia de vainilla
  • Una pizca de sal
  • 80 gr. de pepitas o trozos de chocolate

Preparación

Batimos los huevos con una varilla y añadimos el azúcar. Seguimos batiendo hasta que suban de volumen. Añadimos los ingredientes líquidos, la leche, el aceite y la esencia de vainilla. Seguimos batiendo.

Aplastamos el plátano con un tenedor hasta convertirlo en puré. Enharinamos las pepitas de chocolate para que no se vayan todas al fondo de los moldes.

Añadimos a la mezcla la sal, el harina y la levadura tamizada, y removemos. Agregamos el puré de plátano y las pepitas de chocolate, y seguimos removiendo con cuidado y movimientos envolventes.

Precalentamos el horno a 180º y rellenamos 3/4 las cápsulas de las magdalenas. Añadimos pepitas de chocolate por la parte superior y horneamos unos 20 minutos con calor arriba y abajo, o 15 minutos a 200º.

Otra opción es hacerlas al microondas, con unos 2-3 minutos será suficiente, pero lleva un tiempo ajustar la potencia exacta (unos 600w) y no siempre sale bien. Si no tenemos mucha prisa, la opción del horno es más segura y el resultado nos convence más.

Para comprobar si las magdalenas están hechas, pinchamos con un cuchillo y comprobamos si sale limpio. Las sacamos del horno, dejamos enfriar y listas.