Tarta de zanahoria y chocolate - carrot cake
Tarta de zanahoria y chocolate - carrot cake  EMMA GARCÍA

La tarta de zanahoria o carrot cake es una de las tartas más populares de Estados Unidos y hace ya unos años que también se puso de moda por aquí. No hay local que se precie decorado con madera, tazas de café gigantes y tarros en lugar de vasos, que no tenga en su mostrador una jugosa tarta de zanahoria casera.

Esta tarta tan aparente y resultona puede parecer complicada de hacer, pero en realidad no es más que un bizcocho normal y corriente con especias y zanahoria rallada que podemos comer tal cual como bizcocho para el desayuno o decorar con algún tipo de frosting para que luzca más.

Nosotros hemos preparado un frosting con mantequilla y queso blanco -también se puede preparar con queso crema- y hemos usado nueces picadas tanto para el interior como para decorar la tarta, pero se puede usar cualquier fruto seco. La zanahoria hace que este bizcocho sea extremadamente jugoso y su sabor es realmente bueno.

Ingredientes

Para el bizcocho

  • 280 gr. de harina
  • 250 ml. de aceite suave (puede ser de oliva pero una variedad suave)
  • 250 gr. de azúcar moreno
  • 100 gr. de azúcar blanco
  • 4 huevos
  • 350 gr. de zanahoria rallada
  • 5 gr. de levadura química (una cucharadita)
  • 5 gr. de bicarbonato (una cucharadita)
  • 80 gr. de nueces (opcional)
  • Una pizca de sal y nuez moscada
  • 5 gr. de canela en polvo (una cucharadita)

Para el frosting de chocolate blanco (relleno y cobertura)

  • 250 gr. de chocolate blanco
  • 150 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 150 gr. de azúcar glas

Preparación

Precalentamos el horno a 200º. Vamos a necesitar dos moldes iguales de 18-20 centímetros para poner la mitad de la mezcla en cada uno. Podemos usar sólo uno y partir después el bizcocho por la mitad pero es más fácil que se rompa. Ponemos papel de horno en el fondo de los moldes y engrasamos las paredes con mantequilla.

Empezamos por lavar y pelar las zanahorias, la trituramos con un robot de cocina o a mano. Las dejamos escurriendo en un colador para que suelten agua. Podemos presionar con las manos o una cuchara.

En un bol grande ponemos la harina con la levadura, el bicarbonato, la canela, la nuez moscada y la sal. Removemos hasta que se mezclen bien los ingredientes. Añadimos las nueces picadas (también podríamos añadir pasas, otros frutos secos o trocitos de chocolate).

En otro bol grande ponemos el azúcar blanco y moreno con el aceite y removemos con ayuda de unas varillas eléctricas. Añadimos los huevos y seguimos mezclando con las varillas. Cuando los huevos estén bien integrados añadimos la zanahoria y poco a poco vamos echando el contendido del bol con la harina y el resto de ingredientes sin dejar de remover para que no queden grumos.

Ponemos la mitad de la mezcla en cada molde, podemos usar un cucharón para ser más exactos. Horneamos durante 30 minutos. Pasado este tiempo pinchamos con un cuchillo, si sale limpio los bizcochos estarán listos. Sacamos del horno y dejamos templar antes de desmoldar. Desmoldamos y dejamos enfriar por completo los bizcochos (lo ideal es dejarlos reposar unas horas envueltos en un paño limpio o papel film).

Preparamos el frosting de chocolate blanco. Derretimos en el microondas o al baño María el chocolate blanco (si es en el microondas, a baja potencia para que no se queme y a intervalos de 30 segundos). Con un tenedor, varilla o las varillas eléctricas batimos la mantequilla que debería estar con textura pomada y vamos añadiendo poco a poco el azúcar glas. Removemos y vamos añadiendo en varias tandas el chocolate blanco hasta conseguir una crema.

Cubrimos un bizcocho con el frosting de chocolate, ponemos el otro bizcocho encima y añadimos el resto del frosting en la parte superior de la tarta. Podemos decorar con nueces picadas o virutas de chocolate.