Una joven se sirve un vaso de agua.
El consumo abundante de agua alivia los síntomas de la cistitis. GTRES

Llega el verano y junto al calor, la playa o la piscina también aparece el riesgo de infecciones urinarias. De todas ellas, la cistitis es la más conocida.

La cistitis es un proceso inflamatorio de la vejiga. Muchas veces viene acompañada de una infección, producida en un 80% de los casos por la bacteria Escherichia Coli (E. Coli). Los síntomas más comunes son la necesidad de ir al baño con demasiada frecuencia y la sensación de escozor o dolor a la hora de orinar.

Las mujeres son más propensas a padecer infecciones urinarias que los hombres, ya que "la uretra de la mujeres es muy corta, de unos 3 centímetros", como afirma el Dr. Juan Carlos Ramírez Fernández, director de la Unidad de Urología y Litiasis del Hospital Ruber Internacional.

La corta longitud del conducto facilita el acceso a las bacterias, por ello, la mitad de las mujeres sufrirá algún episodio de infección urinaria a lo largo de su vida, según la Sociedad Española de Nefrología.

Entonces, ¿cómo se puede pasar este verano sin cistitis? Los profesionales proporcionan algunos consejos y soluciones para las infecciones urinarias.

Escapar del frío y la humedad

Algunos de los hábitos frecuentes en la estación más calurosa del año pueden aumentar la aparición de estas molestias. El frío y el bañador húmedo son la peor combinación para estas dolencias, asegura el Dr. Ramírez. Además aconseja "cambiarse el bañador después de nadar, sobre todo en aguas frías".

Si aparecen síntomas de cistitis, el urólogo recomienda aplicar calor a la zona y evitar el aire acondicionado.

Beber mucha agua

El consumo de líquidos es esencial tanto para la prevención como para aliviar los síntomas, puesto que favorece la renovación de la orina. El Dr. Ramírez sugiere beber dos litros de agua al día.

Los zumos de limón o arándanos y las infusiones de plantas como la manzanilla o la cola de caballo son también utilizados para mitigar el malestar.

Picantes y alcohol con precaución

El alcohol en exceso y las comidas picantes o con demasiadas especias pueden irritar el tracto urinario.

Consumir cápsulas de arándanos

Los comprimidos de arándano rojo son uno de los remedios más populares para la cistitis. Tanto las cápsulas de arándanos como las de D-Manosa (tipo de azúcar) "son antiadherentes y evitan que los gérmenes como los E.Coli se fijen a la pared de la vejiga", comenta el Dr. Ramírez.

La ingesta de arándanos frescos puede ser una alternativa atractiva en los meses de calor frente a los preparados farmacológicos, aunque el director de la Unidad de Urología advierte que es más difícil dar con la dosis adecuada para que haga efecto.

Especial atención a la higiene

Es fundamental mantener una buena higiene de la parte genital. Es conveniente el uso de jabones neutros o indicados para la zona íntima. Por otra parte, se debe evitar la ropa interior demasiado ajustada y priorizar tejidos naturales como el algodón, ya que permiten una mejor traspiración.

Además, el especialista en urología recomienda orinar después de mantener relaciones sexuales.

¿Qué pasa si la infección es recurrente?

Si las molestias persisten se debe acudir al médico o urólogo correspondiente. El Dr. Ramírez desaconseja totalmente la automedicación y advierte de que la toma de antibióticos sin un cultivo de orina previo puede generar resistencias a estos medicamentos.

Si el profesional receta antibióticos, pueden acompañarse de la ingesta de lactobacilos, pues estos contribuyen a proteger la flora vaginal e intestinal.

Por último, si la cistitis es de repetición, es decir, si ocurre más de tres veces en un mismo año, es recomendable tomar algún antiséptico urinario antes de tener relaciones sexuales. Asimismo existen vacunas específicas para este tipo de patologías.