Vegetales asados
Vegetales asados GTRES

Ni un verano sin su dieta de moda. Y todo parece indicar que este 2018 la operación bikini tendrá nombre de pueblo italiano: Pioppi. La buena noticia es que, al menos, esta dieta no se basa en cosas demasiado absurdas porque básicamente lo que hace es aplicar los criterios de la denominada dieta mediterránea. La mala que, como todas, promete milagros en 3 semanas.

La historia de esta dieta nos lleva hasta Italia, cerca de Nápoles, donde el pequeño pueblo de Pioppi -apenas tiene 300 habitantes- presume de ser la localidad más saludable del mundo. Dicho así suena exagerado, pero lo cierto es que la UNESCO ha señalado este lugar como cuna de la dieta medierránea, y la media de edad de sus habitantes es realmente alta, con muchos de ellos superando los 100 años.

Unos datos que, por supuesto, no pasaron desapercibidos para quienes siempre andan buscando una nueva dieta o, mejor dicho, un tema para vender libros de esos que prometen un método casi milagroso para perder kilos sin apenas esfuerzo. Eso es lo que hicieron precisaente el cardiólogo Aseem Malhotra y el atleta Donal O'Neill.

Fijándose en la alimentación de los habitantes de este pueblo, han creado un plan para 21 días que asegura ser capaz de reducir alguna talla y poner cierto orden en la alimentación de quienes se compren el que promete ser uno de los best seller de la temporada: The Pioppi Diet: A 21-day Lifestyle Plan.

La buena noticia es que, a diferencia de esas dietas con alcachofas, magnesio, carbón activo o zumos de colores, aquí hay bastante más sentido común. De hecho está prácticamente basada en la denominada dieta mediterránea, con lo que los pilares tienen mucha lógica: grasas buenas, vegetales y reducir los carbohidratos y azúcares.

Ideas aceptadas y defendidas por los nutricionistas y que deberían ser la base de una buena alimentación. Posiblemente otros puntos de la dieta ya son más discutibles, como la inclusión de la clásica copita de vino al día, lo de recurrir a la leche de coco para el café, empezar el día con una cucharada de vinagre de manzana o sugerir que es mejor no desayunar. Que una cosa es que el desayuno no sea la comida más importante del día, y otra salir de casa con un café con un chorrito de crema de coco como sugieren por aquí.

Tampoco faltan guiños a quienes quieren estar a dieta pero sin renunciar a cosas ricas como el chocolate o el bacon, que también se incluyen en los menús sugeridos por esta dieta. También se recomienda mucho aguacate -como no-, aceite de oliva, pero curiosamente la pasta no está entre los alimentos sugeridos por la dieta. Por lo visto Pioppi es el típico pueblo de Italia donde no se come pasta.

Tonterías y buenas ideas -más vegetales, menos productos procesados- combinados en forma de otra dieta que, como apuntan los nutricionistas que realmente merecen la pena, no sirve abslutamente de nada si no pone sobre la mesa lo más importante: no se trata de seguir un plan concreto durante 21 días, sino de cambiar la forma de alimentarse.