Pegatinas VTC de Cabify y Uber
Distintivo VTC de la Comunidad de Madrid en vehículos Cabify y Uber. UNAUTO

Desde el mes de enero de 2017 los vehículos de alquiler con conductor (VTC) deben llevar un distintivo identificativo en la Comunidad de Madrid. Este distintivo son dos pegatinas con la bandera de la Comunidad de Madrid: una en la parte superior derecha de la luna delantera y la otra en la parte inferior izquierda de la luna trasera. Tienen que estar visibles desde el exterior y no llevarlas puede ser motivo de sanción acorde a la normativa en vigor.

En Madrid hay actualmente 1.932 autorizaciones de vehículos de alquiler de conductor. Cada Comunidad Autónoma decide cómo es el distintivo de este tipo de vehículos. En el caso de Madrid, Valencia o Cataluña se trata de una pegatina con el signo autonómico y estos distintivos sirven únicamente para indicar el lugar de residencia del vehículo y para identificarlo como VTC.

De momento en España sólo es obligatorio en Madrid, Comunidad Valenciana y Cataluña. Próximamente lo será en Andalucía. Pero si el vehículo presta servicio fuera de su comunidad y no tiene distintivo o signo autonómico, deberá llevar en el parabrisas la autorización de transporte donde figura cuál es su residencia y donde aparece el escudo autonómico.

A petición de los taxistas

La colocación de estas pegatinas surge de la petición del sector del taxi que pedían un modo de identificación de los vehículos VTC. Desde UNAUTO (Asociación con mayor representación en el sector del alquiler de vehículos con conductor en España) explican a 20minutos.es que esta decisión ha generado una confusión en la ciudadanía ya que cuando ven estos distintivos autonómicos la gente piensa que los VTC son un servicio de taxi que ofrece la propia Comunidad de Madrid. 

¿En el resto del mundo?

En el resto de países del mundo hay identificativos de toda índole y en algunos países no es obligatorio que estén identificados.

Pueden circular durante las restricciones de tráfico

El Ayuntamiento de Madrid permite el acceso de los VTC, al igual que los taxis, a las zonas de acceso residencial, por ejemplo: Barrio de las Letras o Embajadores; pero siempre que previamente la empresa haya acreditado y dado de alta en el registro municipal que dicho vehículo es un VTC.

Pero son los juzgados madrileños quienes están obligando al Ayuntamiento a que trate de igual manera a los taxis y a los VTC cuando presten servicio al público en momentos de limitación de circulación, como ha sido el caso de las restricciones al tráfico en la Gran Vía y su área o al acceso al centro en momentos de alta contaminación.

ENLACES RELACIONADOS: