Frutos secos y aceite de oliva
Su consumo aporta múltiples beneficios a nuestra salud. ARCHIVO

La ciencia ya había demostrado que la dieta mediterránea ayuda a combatir la hipertensión arterial. Ahora, un estudio del Kings College London (Reino Unido) ha encontrado las razones de este beneficio, que se debe a la formación de los llamados ácidos grasos nitro.

La investigación explica que una dieta que combina grasas no saturadas con vegetales ricos en nitritos, como el aceite de oliva y la lechuga, puede proteger de la hipertensión arterial. El estudio se publica en Proceedings of the National Academy of Sciences.

La dieta mediterránea incluye grasas insaturadas que se encuentran en el aceite de oliva, las nueces y los aguacates, junto con verduras como la espinaca, el apio y las zanahorias que son ricos en nitritos y nitratos. Cuando se combinan estos dos grupos de alimentos, la reacción de los ácidos grasos insaturados con compuestos de nitrógeno en las verduras provoca la formación de ácidos grasos nitro.

La dieta mediterránea puede reducir la incidencia de problemas cardiovascularesEl estudio, financiado por la Fundación Británica del Corazón, utilizó ratones para investigar el proceso por el cual estos ácidos grasos nitro reducen la presión arterial, analizando si se inhibió una enzima conocida como epóxido hidrolasa soluble que regula la presión arterial.

Los autores del trabajo detectaron que ratones modificados genéticamente para ser resistentes a este proceso inhibidor mantuvieron su presión arterial alta a pesar de ser alimentados con ácidos grasos nitro que normalmente se forman cuando se consume una dieta mediterránea pero vieron que los ácidos grasos nitro bajaron la presión sanguínea de los ratones normales que llevaron la misma dieta.

Por lo tanto, el estudio concluye que el efecto protector de la dieta mediterránea, que combina grasas insaturadas y vegetales abundantes en nitrito y nitrato, procede, por lo menos en parte, de los ácidos grasos nitro generados que inhiben el epóxido hidrolasa soluble para reducir la presión arterial.

"Los resultados de nuestro estudio ayudan a explicar por qué la investigación anterior ha demostrado que una dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva extra virgen o frutos secos puede reducir la incidencia de problemas cardiovasculares como accidente cerebrovascular, insuficiencia cardiaca y ataques cardiacos", resalta el profesor Philip Eaton, del Kings College London.