Qué documentos y detalles hay que revisar si compro un coche de segunda mano

Entre los sistemas de propulsión disponibles, el diésel triunfa entre los vehículos usados
Los coches de segunda mano son una compra más económica.
Prostooleh / Freepik

Los coches de segunda mano se mantuvieron casi a flote durante el pasado año 2020 gracias a su precio y a su disponibilidad. Al contrario que lo que pasa con los nuevos encargados de catálogo, estos vehículos de ocasión son más baratos y la gran mayoría de ocasiones pueden comprarse de manera más inmediata. 

Sin embargo, el proceso de compra también está sujeto a más trámites y más aspectos a revisar, sobre todo por parte del comprador, si no quiere llevarse a casa una mala adquisición o un vehículo que no esté en tan buen estado como parecía. Por esto, a la hora de comprar un coche de segunda mano, es importante revisar los siguientes documentos. 

  1. Informe de antecedentes del vehículo. En el Registro de la DGT. Permite saber las cargas, multas, impuestos liquidados o pendientes... 
  2. Libro de mantenimiento y documentación de ITV. Es el historial 'médico' del coche y muestra las reparaciones que ha sufrido. Da una imagen del cuidado que ha recibido.
  3. La ficha técnica de vehículos. Es el historial de inspecciones técnicas, de características y de modificaciones. Es importante que todas las revisiones estén pasadas en el tiempo que les correspondía.
  4. El permiso de circulación del vehículo. Tiene que tener todos los datos en regla y es importante puesto que acredita la titularidad. Si no te enseñan el original, desconfía.
  5. El impuesto de circulación. Hay que certificar que el pago de este impuesto está al día ya que, si no, será el comprador quien tenga que hacerse cargo.

El contrato y la reserva de dominio

Una vez que están todos los papeles en regla y que se ha revisado la mecánica del coche, es importante redactar de manera correcta el contrato de compraventa y completar todos los trámites necesarios ante la Dirección General de Tráfico, como el cambio de titularidad del vehículo. 

Un detalle que, a veces pasa por alto, es la reserva de dominio. Esta cláusula pesa sobre el coche cuando se compra con financiación del banco y, hasta que la deuda no se resuelva, es propiedad de la entidad financiera. Hasta que no se complete el pago, el coche no puede venderse ni cambiarse su titularidad, por lo que es importante conocer toda la historia detrás del vehículo antes de lanzarse a su compra. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento