Fusiones bancarias

Cómo afectaría al cliente la opa hostil de BBVA a Sabadell: hipotecas, cuentas...

El banco dirigido por Carlos Torres ha lanzado una oferta pública de adquisición (opa) voluntaria por la totalidad del banco catalán. Así afectaría a los clientes de ambas entidades la formalización de la unión.
BBVA-Sabadell
Fusión BBVA y Sabadell: cómo afectaría a los clientes de ambas entidades
 
BBVA-Sabadell

La OPA del BBVA sobre el Banco Sabadell sigue su curso. Ahora la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) acaba de admitir a trámite la solicitud de autorización de la operación  con la que la entidad vasca quiere tomar el control de la catalana para su posterior fusión. En el año 2020 esta operación se quedó aparcada y ahora el banco que preside Carlos Torres retoma las conversaciones. Veamos, a continuación, cómo podría afectar a los clientes de ambas entidades la formalización de la unión.

Qué pasará con las cuentas o las tarjetas

Tras las fusiones, por norma general, los bancos resultantes tienden a homogeneizar las condiciones de sus productos, así como sus tarifas. Eso sí, no se trata de un proceso inmediato, aunque es importante saber que las entidades pueden cambiar unilateralmente las condiciones de las cuentas y de las tarjetas. 

Es probable que al principio se mantengan las condiciones de los contratos de las cuentas bancarias sin demasiados cambios, pero tras un plazo de tiempo prudencial la entidad resultante puede unificar dichas condiciones. Eso sí, las compañías están obligadas a notificar a los clientes con meses de antelación los cambios para que el usuario puede decidir si acepta las condiciones o cambiar de producto o de banco. 

En la parte práctica, lo más probable es que los clientes del banco absorbido, en este caso Sabadell, vean modificado su código IBAN, aunque es un trámite que no debería generar ningún perjuicio, ya que es la propia compañía quien efectúa las redirecciones. Esto, insistimos, siempre y cuando se de la fusión. 

Y la hipoteca o los préstamos ya contratados 

En caso de unión, las hipotecas o los préstamos no se verían afectados. Los titulares mantendrán las condiciones ya que se trata de contratos con una duración definida, por lo que no podrían modificarse de forma unilateral. 

Los requisitos para bonificar el tipo de interés de los créditos también serían los mismos tras la fusión (si una hipoteca rebaja el interés en un punto porcentual al domiciliar la nómina, tras la unión, esto no cambiaría). No obstante, las condiciones particulares de los productos vinculados sí podrían verse alteradas si no aparecen fijadas en las escrituras. Por ejemplo, las primas de los seguros podrían ser diferentes tras la renovación, se podrían incluir nuevas comisiones en tarjetas, etc.

¿Y los fondos de inversión y los planes de pensiones?

En el caso de los productos de inversión, es probable que los clientes se vean obligados a traspasar sus fondos a los productos comercializados por el nuevo banco, ya que no todas las entidades bancarias comercializan los mismos fondos de inversión ni planes de pensiones. Este traspaso puede obligar al cliente a tener que asumir las comisiones de la otra entidad. A efectos fiscales, este cambio no supondría ninguna alteración para el cliente.

La Información

Diario económico de referencia en España que te ayuda a entender la economía y tomar las mejores decisiones para tus finanzas

Mostrar comentarios

Códigos Descuento