En Comunidad Valenciana

Banco Sabadell busca el apoyo político para hacer 'lobby' contra la opa hostil de BBVA

El presidente no ejecutivo del banco catalán mantiene reuniones con diferentes representantes del empresariado valenciano a la espera de que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) admita a trámite la operación. 
El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, y el consejero delegado, César González-Bueno.
El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, y el consejero delegado, César González-Bueno.
EUROPA PRESS
El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, y el consejero delegado, César González-Bueno.

El lanzamiento de la opa hostil de BBVA sobre Banco Sabadell -hace justo un mes- limita los movimientos de la entidad catalana y pone coto a la posibilidad de una defensa numantina. En estas circunstancias, su estrategia se ha centrado en defender su "potencial de crecimiento" y vender las perspectivas que presenta el banco si continúa operando en solitario como entidad independiente. El grupo ha ido intercalando el lanzamiento de estos mensajes, en los que ha llegado a acusar a BBVA de infravalorar los costes de la fusión, con la búsqueda de respaldo que le ayude a hacer ‘lobby’ contra la absorción.

El presidente no ejecutivo de Banco Sabadell, Josep Oliu, se reunió la semana pasada con representantes del mundo de la empresa y de la política valenciana. Uno de los más destacados fue el encuentro que mantuvo con el presidente de la Generalitat Valenciana, Carlos Mazón, quien se mostró partidario a “evitar una concentración que no ayudaría a nadie”. El banquero también aprovechó para concertar una cita con el responsable de la Confederación Empresarial de la región, Salvador Navarro, y el presidente de la Cámara de Comercio de Valencia, José Vicente Morata.

Unos encuentros de alto nivel que persiguen amarrar apoyos ante su rechazo de la oferta pública de adquisición. Lo hace además en una región en la que el banco tiene una presencia destacada después de que en 2012 integrara la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM). La Comunidad Valenciana concentra el 17% de su fuerza laboral y de su red de oficinas comerciales, siendo su segundo mayor mercado por detrás de Cataluña, por tanto, asegurarse la complicidad de las élites resulta clave, más aún en el territorio al que trasladaron la sede con motivo de la incertidumbre asociada al 1-O.

Precisamente este es un tema sensible en la provincia de Alicante, en el que se ubica el domicilio social. En caso de prosperar la opa, la intención de BBVA pasa por establecer dos núcleos: uno en Madrid y otro en Sant Cugat del Vallès como centro operativo, medida que no ha sentado nada bien dentro de la región. Su negativa va en línea con la expresada por el Gobierno central, que alega motivos de concentración y efectos "lesivos" para los consumidores en términos de reducción de la competencia.

En este sentido, el ministro de Economía, Comercio y Empresa, Carlos Cuerpo, se ha erigido como uno de los más críticos y ha recordado que tiene la última palabra sobre la propuesta, en la que no tiene capacidad para vetar la opa, pero sí la fusión. Los acercamientos de Oliu han tenido lugar poco después de que el presidente de BBVA, Carlos Torres, se desplazara hasta Barcelona para verse con el presidente en funciones de Cataluña, Pere Aragonès, del que no han trascendido detalles. No obstante, la postura del líder de ERC ha sido contraria a la potencial unión que daría lugar al tercer mayor banco de Europa por detrás de Banco Santander y BNP Paribas.

La ronda de contactos en ambos casos ha tenido lugar en unos días trascendentales para la opa en los que BBVA ha solicitado autorización a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), así como al Banco Central Europeo (BCE). El organismo con sede en Fráncfort será el encargado de estudiar los riesgos asociados a la estabilidad financiera y se centrará en la solvencia. Lograr su consentimiento es el paso previo a que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de su visto bueno. 

El supervisor español recibió la solicitud el pasado 24 de mayo y está previsto que admite a trámite la opa en los próximos días, salvo que requiera más información al banco azul. Esto quiere decir que comenzará a analizar la operación, que contempla un canje de acciones de 1 por cada 4,83 de Banco Sabadell, entre otras condiciones. Mientras estudia la creación de este 'megabanco' el equipo de Torres debe pasar también por varias fases como sacar adelante la ampliación de capital para ejecutar dicho canje y convencer al 50,01% de los inversores de Sabadell de que es mejor unirse que caminar por separado. 

Carmen Muñoz
Redactora Banca y Seguros

Graduada en Periodismo y Economía. Decidí hacer este doble grado para poder combinar mis dos pasiones: la información económica. En noviembre de 2021 aterricé en la mesa de 'La Información' donde me he curtido cubriendo una guerra a las puertas de Europa, una inflación inédita en décadas y la subida de los tipos de interés. Tras mi paso por la sección de Mercatia, ahora escribo de banca y seguros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento