Por qué deberías siempre lavar los aguacates antes de comerlos

Aguacates.
Aguacates.
locknloadlabrador/iStockphoto
Aguacates.

Ir al mercado, palpar unos cuántos aguacates hasta encontrar los que están en su punto, meterlos en una bolsita, y llevarlos a casa. Allí, dependiendo del punto de maduración y del momento en el que pensemos consumirlos, los guardaremos en el frigorífico o los dejaremos madurar a temperatura ambiente. 

¿Y a la hora de consumirlos? A la hora de consumirlos los separamos en dos mitades, quitamos el hueso, y a disfrutar, ¿no? Pues error. Aunque no acostumbremos a lavar los aguacates porque no vamos a comernos la cáscara, lo cierto es que, como cualquier otra fruta, debemos limpiar su pie antes de consumirla para evitar intoxicaciones, y te contamos el porqué.

Según ha contado el experto en nutrición Toby Amidor de Southern Living, los aguacates tienen pliegues en el exterior que atrapan la suciedad y las bacterias, por lo que es fundamental lavarlos previamente a consumirlos, ya sea con jabón o simplemente con agua. 

Portadores de listeria

Tan solo en Estados Unidos cada año se registran 48 millones de casos de intoxicaciones alimentarias, según un estudio, siendo los aguacates una fruta susceptible de portar Listeria monocytogenes, que provoca una enfermedad conocida como 'listeriosis'. 

Según publicaba Food & Wine el pasado mes de mayo, en 2018 se descubrió que de 1615 muestras de aguacate, más del 17 % tenía contaminación por Listeria monocytogenes en la piel. Aunque las bacterias estaban presentes en niveles prácticamente inofensivos, dependiendo de las condiciones en las que conservemos esta fruta podrían multiplicarse. 

Por ello, en tu rutina de consumo de este superalimento que está de moda comer a cualquier hora del día, siempre es mejor incluir el paso previo de lavar la piel para que al cortar la piel de esta fruta no se contamine el interior. 

En el caso de que te sobre parte de tu pieza de aguacate porque no vas a consumirlo todo de una vez, la mejor manera de conservarlo es, con la cáscara limpia y en un tarro hermético en el frigorífico. 

Una intoxicación que afecta especialmente a embarazadas

Una de las mayores preocupaciones en la dieta de las mujeres embarazadas es no comer alimentos crudos o que puedan contener listeria, ya que se puede convertir en una infección grave que afecta en mayor medida a mujeres embarazadas, ancianos, personas con un sistema inmunológico debilitado o recién nacidos.

En el caso de las embarazadas, la listeria no suele desarrollar síntomas graves, pero sí que puede hacerlo en el feto. En adultos y mayores la enfermedad suele traducirse en infecciones graves del torrente sanguíneo o el cerebro, pudiendo en este caso causar meningitis o encefalitis.

Los síntomas de esta infección pueden ser muy variados, yendo desde fiebre o diarrea, aborto, parto prematuro o infecciones en el recién nacido. En el resto de personas, se puede traducir como dolor de cabeza, rigidez de cuello, confusión, pérdida del equilibrio, fiebre y dolores musculares.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las mejores novedades para disfrutar al máximo del placer de comer.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento