Las comidas más típicas de Navidad que puedes congelar: así ahorrarás dinero

Comida congelada.
Comida congelada.
©[Qwart de Getty Images] a través de Canva.com.

El Black Friday es posiblemente el pistoletazo de salida a las compras navideñas. Y todos sabemos que son fechas de gastos. Desde los regalos para los nuestros hasta los grandes banquetes para celebrar, por lo que intentar ahorrar en la cesta de Navidad es una misión a la que podemos -y debemos- adelantarnos.

Es pisar por el mercado y observar cómo los precios se van elevando por momentos hasta que llegan las esperadas fechas. Los mariscos, la carne, pescados frescos, los maridajes... Los productos que todos consumimos en estas fechas, inevitablemente se encarecen. 

Para evitar un despilfarro exagerado puedes comenzar a comprar los productos que necesites y congelarlos hasta que lleguen las grandes cenas y las grandes comidas de Navidad donde te piensas lucir con tus recetas. 

Es cierto que no todos los ingredientes se puede congelar, pero toma nota de estos que sí, porque seguro que tampoco faltan en tu cesta de la compra de estas fechas. 

Los embutidos

Parece que nos suena un poco raro eso de congelar embutidos, pero si no lo haces literalmente, estás perdiendo dinero. Comenzar con un picoteo a base de embutido o preparar unos canapés con jamocito es todo un clásico. 

Podemos congelar los embutidos hasta los -20ºC, y además es una manera de hacer que estos alimentos aptos para el consumo en embarazadas. 

Los mariscos

Sin duda alguna la época en la que más mariscos consumimos es en Navidad, y por ello adelantarte a las compras es a manera de seguir consumiendo marisco pero sin tener que invertir un riñón.

Si vas a congelar centollos, cangrejos, bueyes, nécoras o bogavantes, primero tendrás que cocerlos, y una vez fríos, meterlos a congelar. Si hablamos de las gambas, los langostinos y los camarones, se recomienda congelarlos crudos, sin cocinar, y sacarlos con el tiempo suficiente para que se descongelen en el frigorífico.

La carne

El cordero, el cochinillo, las chuletas, los codillos... son platos clásicos de la Navidad. Cómpralos ya y congélalos en papel film o en bolsas por separado. Cuando quieras consumirlo simplemente tienes que sacarlo unas horas antes y dejarlo descongelar en frío. 

El pescado

Mientras que unos días toca carne, otros días toca pescado. Bacalao, merluza, rodaballo... Cualquier pescado que compres lo puedes -y además lo debes- congelar. No se trata solo de ahorrar en la cesta de la compra, sino también de disfrutar del pescado de forma segura asegurándonos de que no tiene anisakis. 

Antes de congelar el pescado límpialo bien y déjalo listo para consumir. Cuando lo necesites simplemente tendrás que sacarlo con tiempo para descongelar en el frigorífico. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento