¡La zamboa no es membrillo! Diferencias entre ambas frutas y cómo preparar dulce de membrillo

  • El tamaño y la textura son determinantes a la hora de diferenciar el membrillo y la zamboa.
  • El dulce de membrillo es una de las formas más comunes de tomar esta fruta. 
  • Receta de membrillo casero en Thermomix
Membrillo
Membrillo
Pixabay
Dulce de membrillo Postre 15m 15m 30m Ficha Técnica DificultadDificultad Tiempo30m Raciones6 Calorías200

Poco se hablar del manjar simple y sencillo que es el membrillo. Para desayunar, como aperitivo con un poco de queso, como merienda -que nos trae recuerdos de la infancia- o en daditos en una ensalada a la hora de cenar. 

Tenemos una buena noticia: ¡Estamos entrando en la temporada del membrillo! Y es que, aunque puede variar según la zona en la que nos encontremos, la época brillante de esta fruta dulce es entre agosto y octubre, aunque bien conservada puedes conseguir disfrutar de este manjar de la huerta unos meses más. 

Que no te den zamboa por membrillo

Igual llevas toda la vida engañado o igual ya tenías claras las diferencias entre la zamboa y el membrillo. Muy similares y de la misma familia de frutas, si no eres un experto y amante empedernido de estas frutas es posible que a simple vistas no seas capaz de diferenciarlas. Pero hemos venido a chivártelo. 

Pista 1: Mientras que el membrillo nace de la Cydonia oblonga o árbol del membrillo, la zamboa crece en el árbol de la zomboa -tiene su lógica- o zamboo, que tiene un tamaño menor que la membrillera. 

Pista 2: En cuanto a tamaños, se podría decir que el membrillo es el hermano mayor de la zamboa. Muy similares en aspecto, el membrillo tiene un tamaño superior al fruto del zamboo. 

Pista 3: Por su textura les reconoceréis. Mientas que el membrillo tiene un tacto áspero, la zamboa es más suave. Por tamaño y dureza es similar a una manzana, lo que hace que sea más fácil hincarle el diente en crudo que al membrillo. 

Sano y delicioso

Valencia, Andalucía y Murcia son las comunidades donde más se cultivan estas frutas. Aunque su sabor dulzón nos intente engañar, el membrillo es una fruta con un bajo aporte calórico ya que el 90% es agua, además de ser rico en calcio, potasio, fósforo, hierro, selenio, sodio y vitaminas A, B y C.

Su carne es rica en fibra y se trata de un alimento que previene el envejecimiento por sus propiedades antioxidantes, favorece al buen funcionamiento de los músculos, ayuda a reducir el colesterol porque la pectinas reducen la absorción intestinal, y evita la deshidratación. 

Dicho esto, ya sea membrillo o zamboa, nos han entrado más ganas que nunca de pegarnos un buen atracón. Y como buenos golosos, nuestra forma preferida de tomar estas frutas es en dulce, por lo que te proponemos una receta de dulce de membrillo. 

Cómo hacer dulce de membrillo

Es posible que el dulce de membrillo sea una de las maneras más deliciosas de tomar esta fruta. Y es que a pesar de su aspecto gelatinoso y pegajoso, la dulzura natural de esta fruta combinada con todo tipo de productos frescos son un motivo de peso para remangarnos y ponernos a preparar esta receta. Porque todo hecho en casa sabe mejor. 

¿Que quieres preparar la merienda de los pequeños de la casa? Pan con dulce de membrillo. ¿Que te apetece un desayuno dulzón? Tostadas con queso en crema y dulce de membrillo. ¿Que no se te ocurre qué cenar? Ensalada de brotes verdes, queso fresco, vinagre balsámico y membrillo. Se trata de un ingrediente tan versátil que la puedes meter en cualquier momento del día. Eso sí, no todas a la vez no nos vaya a dar una sobredosis de membrillo. 

El dulce de membrillo nos recuerda a la infancia, a los verano en el pueblo, a la cajas de latón con un imponente Quijote y un bonachón Sancho Panza que hoy día son una auténtica reliquia vintage... Y para matar la nostalgia nada mejor que preparar nuestro propio dulce de membrillo con sabor a veranos eternos. 

Caja de dulce de membrillo.
Caja de dulce de membrillo.
20 Minutos

Dulce de membrillo

Ingredientes 

500 gr de membrillo

500 gr de azúcar

15 gr de pectina de manzana

El zumo de un limón

Elaboración

1. Limpiamos, pelamos y cortas en trozos el membrillo. 

2. Ponemos el membrillo a cocer en una olla con 400 gramos de azúcar 15 minutos a fuego lento. 

3. Mezclamos la pectina con los 100 gramos restantes de azúcar y lo añadimos a la olla cuando lleve 15 minutos de cocción. 

4. Continuamos con la cocción hasta que vuelva a hervir, apagamos el fuego, añadimos el zumo de limón y lo dejamos reposar 3 minutos. 

5. Con una batidora de mano trituramos el contenido de la olla, lo vertimos en diferentes recipientes y lo dejamos gelificar en la nevera. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento