Diferencias entre la corona de la Almudena y el roscón de Reyes: tamaño, relleno y decoración

La corona de la Almudena es el postre típico de Madrid el 9N
La corona de la Almudena es el postre típico de Madrid el 9N
Europa Press
La corona de la Almudena es el postre típico de Madrid el 9N.
Europa Press

Cada 9 de noviembre la ciudad de Madrid celebra el día de su patrona, la Virgen de La Almudena, y si San Isidro tiene sus rosquillas típicas, La Almudena no iba a ser menos. Y ya sabemos que celebrar está íntimamente ligado al comer. 

Con el objetivo de crear otro postre típico de Madrid, los pasteleros de la capital propusieron un concurso en 1978 donde nació la corona de La Almudena, el dulce en honor a la patrona de la ciudad que ha conquistado todos los paladares. 

Aunque nunca hayas probado este dulce madrileño seguro que, aunque sea en aspecto, te resulta muy familiar. Su similitud en aspecto y sabor con el clásico roscón de Reyes ha provocado más de una confusión entre ambos postres. 

La corona de la virgen, a bocados

Buñuelos de viento, huesos de santo, panecillos de San Antón, rosquillas de San Isidro... aunque en la capital ya existían otros dulces típicos, ninguno dedicado a la patrona de la ciudad, por lo que hace ya más de 40 años los pasteleros de Madrid decidieron comerse -literalmente- la corona de la virgen. 

Se trata de una rosca de considerable tamaño que adopta el nombre su nombre de la corona que decora la cabeza de la virgen de La Almudena. Rellena de nata, de chocolate, de trufa... especialmente en los días próximos a la festividad de La Almudena, los escaparates de las pastelerías de Madrid se llenan de coronas de La Almudena para hacer las delicias de este festivo en la ciudad. 

Que no te metan roscón por corona

A simple vista ambos dulces tradicionales pueden resultar muy similares. Su forma redondeada, la esponjosidad de su masa o el relleno son algunas de las similitudes que encontramos entre el roscón de Reyes y la corona de La Almudena, aunque si indagamos en los ingredientes y la elaboración podemos encontrar los puntos de inflexión entre ambos. 

La masa de ambos postres es similar, ya que se elabora con una masa a base de harina, huevos y leche, aunque en la receta del roscón encontramos agua de azahar y en la corona, la masa se baña con un almíbar de agua, zumo de naranja y azúcar. 

Así es la corona de La Almudena
Así es la corona de La Almudena
Europa Press.

Otra de las diferencias que podemos encontrar es el tamaño. Mientras que los roscones -a pesar de poder encontrarlos de varios tamaños- suelen ser una rosca grande, la corona de La Almudena normalmente es más pequeña. 

En cuanto al relleno, aunque en los últimos tiempos podemos encontrar roscones con todo tipo de ingredientes y cremas en su interior, la receta original no lleva más relleno que el haba y el regalo para decidir quién es el afortunado que se corona y el desafortunado al que le toca pagar el postre. Por su parte, la corona la podemos encontrar tradicionalmente rellena de crema pastelera, trufa, nata montada o chocolate. Toda una delicia. 

En el caso de que compremos el roscón relleno, únicamente encontramos una capa de este entre el bizcocho, mientras que en la corona de La Almudena podemos encontrar hasta tres capas de relleno intercaladas con la masa. 

¿Qué pasa con la decoración? A simple vista puede ser la primera pista para diferenciar estos dos postres. Mientras que el rosón de Reyes está decorado con esa mítica fruta escarchada que es motivo de debate nacional y las guindillas típicas de esa época del año, la corona de La Almudena está decorada con brillo de manzana y azúcar humedecido por encima. 

Para ponernos morados a roscón de Reyes -y a lo que no es roscón- todavía nos falta un poquito, pero podemos ir haciendo fondo con la corona de La Almudena, que para eso estamos en las fechas. ¡Que aproveche!

Mostrar comentarios

Códigos Descuento