Cuentas bancarias para todo tipo de necesidades

Actualizado: 21/05/2021, 09:05

Hoy en día necesitamos agilidad en todos los ámbitos de nuestra vida y cuando se trata de nuestro dinero somos especialmente exigentes. Por ello, los bancos se están esforzando en  presentarnos diversas alternativas para ofrecer la cuenta bancaria que mejor se adapte a nuestras necesidades. 

A la hora de escoger una cuenta bancaria, lo primero que debes hacer es analizar qué quieres hacer con ella: ¿quieres ahorrar?, ¿quieres obtener beneficios por esos ahorros?, ¿quieres iniciar un nuevo negocio?, ¿o quizá quieres invertir y sacar algo de rentabilidad? No importa lo que busques, esta guía te ayudará.

Para encontrar la cuenta que mejor se adapta a ti, es necesario que conozcas las condiciones que ofrecen. Seguro que te interesa saber cuál tiene una tarifa menor por la prestación de sus servicios, cuál paga unos intereses mayores por el dinero que tienes depositado o cuál tiene las menores comisiones. Esto te ayudará a conservar e incrementar tus ahorros sin dilapidarlos en gastos bancarios.

Esta guía hace el trabajo duro por ti, recopila y compara las características de cada cuenta para que obtengas el máximo rendimiento con el mínimo gasto posible. 

Si quieres obtener más información sobre las cuentas disponibles en el mercado y los servicios que ofrecen, esta es la mejor guía para conseguirlo.

Tipos de cuentas bancarias, ¿cómo elegir una?

Seguramente todos tenemos una idea de lo que es una cuenta bancaria, pero de manera resumida, es un producto financiero básico comercializado por los bancos ya que nos sirve para gestionar nuestros ingresos y pagos. 

Existen varios tipos de cuentas bancarias, y esta diversidad permite encontrar la que mejor se ajusta a cada ámbito o momento de nuestra vida. A continuación podrás saber más acerca de los tipos de cuentas más comunes.

Cuenta corriente

Es un producto de depósito básico con el que podrás acceder al dinero ingresado de forma inmediata, podrás domiciliar pagos, transferir dinero y utilizar tus tarjetas de crédito/débito.

Cuenta corriente
Comparar cuentas corrientes

Cuenta de ahorro

Muy similar a la anterior, su mayor diferencia radica en que el dinero depositado genera intereses que ayudan a que la cantidad de dinero en la cuenta aumente. Además, es frecuente que no permitan domiciliar pagos para evitar que tus ahorros disminuyan.
Cuenta de ahorro
Comparar cuentas de ahorro

Cuenta remunerada

Podría considerarse un híbrido entre la cuenta corriente y la de ahorro. Puede dar una mayor rentabilidad que una cuenta de ahorro, pero su operativa es más limitada que la de una cuenta corriente.

Cuenta remunerada
Comparar cuentas remuneradas

Cuenta nómina

Es una variante de las cuentas corrientes que exige la domiciliación de la nómina o pensión del titular de la cuenta. A cambio ofrece ventajas respecto a las comisiones o costes de la cuenta.
Cuenta nómina
Comparar cuentas nómina

Quizá estés pensando que tú necesitas una cuenta a la que pueda acceder toda tu familia, o una cuenta para tu empresa en la que podáis estar todos los socios, ¿es esto posible? ¡No hay problema! En la mayoría de las cuentas la titularidad puede recaer en más de una persona, por lo que podremos diferenciar entre:

  • Individuales: un solo titular.
  • Indistintas: cualquiera de los titulares de la cuenta puede disponer de la totalidad del saldo.
  • Conjuntas: cada titular necesita la autorización de los demás titulares para realizar operaciones. Puede ser útil para empresas o comunidades de vecinos.
  • Con autorizados: pueden disponer del saldo en nombre y representación del titular.

Ahora que ya he elegido mi cuenta, ¿qué servicios me convienen?

Seguro que conoces y has utilizado muchos de los servicios que se ofrecen de manera inherente al contratar un tipo de cuenta. Pero, es muy probable que, debido a la amplitud de los servicios disponibles, hayas sentido un poquito de agobio y no sepas si el producto que has elegido cumple tus expectativas. En la siguiente tabla podrás observar de manera sencilla qué cuentas ofrecen los servicios que necesitas:

CuentasIngresosDomiciliacionesTarjetasTransferencias y pagosFomentar ahorro
CorrienteX
AhorroXXX
RemuneradaXXX
NóminaX
De valoresXXXX
NegociosX

✓ : Ofrecen este servicio

X : No ofrecen este servicio

No olvides que si quieres obtener más información de cada tipo de cuenta puedes hacer clic en la tabla para dirigirte hacia la guía específica de cada una.

¿Pueden mis cuentas bancarias tener gastos asociados?

Hemos hablado sobre los beneficios que nos puede aportar elegir el tipo de cuenta adecuado pero, ¿tienen algún inconveniente? Seguro que si estás pensando en abrirte una cuenta bancaria es porque te interesa controlar tu dinero, así que querrás saber qué gastos puedes soportar en función de cuál elijas. No olvides que es un mercado competitivo donde los bancos intentan atraer a los clientes, por lo que si investigas y te informas seguro que encontrarás aquel que ofrece las mejores ventajas y los menores costes.

Los bancos justifican el cobro de comisiones por la prestación de servicios, pero en función del tipo de cuenta que contrates estas pueden ser mayores, o pueden incluso no existir. A continuación puedes encontrar algunas de las comisiones más comunes:

  • Comisión de mantenimiento: suele ser la más común en los bancos. Si tienes una cuenta abierta, el banco intentará cobrarte por mantenerla. Muchos bancos ofrecen la posibilidad de no pagarla si cumples una serie de requisitos, como puede ser el uso de tus tarjetas de manera recurrente.
  • Comisión de administración: aunque afortunadamente está casi extinta, aún es posible encontrarla en algunas ocasiones. En resumen, cuando se realice una transacción utilizando tu cuenta, el banco te cobrará esta comisión. Es común que los bancos tengan un número determinado de transacciones gratuitas.
  • Comisiones por notificaciones SMS: si tenemos habilitada la opción de que el banco nos notifique los movimientos de nuestra cuenta utilizando un SMS, es probable que se nos cobre el servicio. Afortunadamente, este servicio está quedando en desuso y gracias a las apps móviles de los bancos nos llegan notificaciones instantáneas y sin coste alguno.
  • Comisiones de las tarjetas de débito o crédito: la entidad suele cobrar una cantidad por la emisión al solicitar la tarjeta por primera vez, así como una cantidad anual por mantenimiento de la misma. ¡Ojo! Además, las tarjetas de crédito suelen tener intereses muy elevados al aplazar pagos.
  • Comisión por usar el cajero para retirar efectivo: muchos bancos cobran una pequeña comisión por sacar dinero en efectivo del cajero siempre que este no pertenezca a su entidad o a la red de bancos con la que opera.
  • Comisión por descubierto: esto ocurre cuando los pagos que tenemos que afrontar son mayores al dinero depositado en la cuenta y el banco nos "presta" dinero para poder cubrirlo. Es de las comisiones más altas a las que enfrentarse, por lo que será mejor evitarla.
  • Comisión por reclamación de posiciones deudoras: esta comisión está directamente relacionada con la anterior. Es la notificación del banco por el descubierto, esto implicará un coste adicional al de los intereses que se generen por el descubierto.

Y por si todas estas comisiones no te parecen suficientes, los bancos están empezando a cobrarlas por realizar servicios en ventanilla que podrían hacerse online o utilizando el cajero: transferencias, retirar o ingresar dinero, comprobantes de cuentas…

Muchas de estas comisiones tienen un coste bajo, pero si sumas el coste total podría suponer un gran impacto en tus ahorros.

Compara las ofertas antes de decidirte

Aunque los servicios ofrecidos por las entidades suelen ser muy similares, las sutiles diferencias entre ellos pueden suponer un gran cambio según el perfil del cliente y de sus necesidades. Antes de decidirte fíjate en:

  • Operativa permitida en la cuenta y los gastos asociados a la misma.
  • Saber si dispone de banca online para realizar trámites por internet sin tener que acudir a la oficina, así como de una aplicación móvil
  • Compromiso de permanencia: ¿puedes cerrar la cuenta cuando quieras?
  • Requisitos exigidos como la domiciliación de recibos, saldo mínimo, operaciones con las tarjetas…
  • Infórmate sobre si ofrece servicios de manera gratuita como la emisión de tarjetas o la realización de transferencias.
  • Rentabilidad ofrecida por el dinero depositado.
  • Cercanía de su red de cajeros.
  • Número de titulares permitidos en la cuenta.

Si ya has decidido abrirte una cuenta

Seguro que estás deseando abrirte una cuenta, lo primero que tendrás que hacer es preparar los documentos básicos que necesitarás:

  • Residentes: tu DNI/NIF o tarjeta de residente (NIE).
  • No residentes: certificado oficial de no residente, de empadronamiento y documento de identificación.
  • Los menores de edad necesitarán la firma e identificación de un tutor para poder abrir y utilizar la cuenta.

Después tendrás que decidir cómo quieres abrir tu cuenta: de manera presencial en una oficina u online a través de la página web del banco o de su aplicación móvil.

Si acudimos a la oficina de nuestro banco, el empleado nos guiará y nos solicitará los documentos necesarios para la formalización del contrato de apertura de la cuenta.

Si lo hacemos online el proceso será mucho más sencillo. Necesitarás acceder a la banca online mediante la página web o la app móvil. Tendrás que rellenar el formulario, enviar una copia de tu DNI, verificar tu identidad mediante una videollamada o selfie y, además, será conveniente tener el móvil cerca para poder realizar la firma del contrato.

En función del tipo de cuenta que quieras abrir, también podrán pedirte que aportes documentación específica como tu nómina (en caso de querer abrir una cuenta nómina), recibos que quieras domiciliar…

¿Y si después decido que me conviene más una cuenta en otro banco?

Si tus necesidades cambian o ves otro banco que te proporciona mejores condiciones, puedes cambiarte de banco sin problemas. Serán tu antigua y tu nueva entidad quienes se encarguen de realizar la portabilidad. 

Lo primero será solicitar el traslado de tu cuenta bancaria a tu nuevo banco, y será este quien gestione el cambio. 

El banco nuevo solicitará al antiguo las órdenes de transferencia y domiciliaciones, la transferencia del saldo, el cierre de la cuenta y la cancelación de los productos asociados.

Tu antiguo banco deberá facilitar los trámites anteriormente mencionados y no podrá bloquear tus medios de pago antes de la fecha indicada en la solicitud.

Si decides cerrar completamente tu cuenta bancaria

Seguramente pensarás que dar de baja una cuenta es tan sencillo como abrirla, debería ser así, pero los bancos, en su afán de retener a los clientes, lo ponen un poco más difícil.

Lo primero que debes hacer es asegurarte de que cerrar la cuenta no va a penalizarte, por ello comprueba no tener permanencia ni deudas pendientes. 

Si tienes recibos domiciliados, debes domiciliarlos antes en otra cuenta para que no te generen deudas o impagos.

Después podrás iniciar la cancelación yendo a la oficina presencialmente o, también, online. Necesitarás firmar la cancelación y presentar el DNI del titular o titulares de la cuenta, en caso de haber más de uno, además del acuerdo de todos para cerrarla.

Lee detenidamente el contrato de tu cuenta. En algunos bancos se especifica claramente que el cliente no tiene derecho a ninguna devolución del importe proporcional  de la cuota anual de la tarjeta bancaria o del mantenimiento de la cuenta. Pero en caso de que no sea así, podrás devolver la tarjeta y recibir el importe restante.

Por último, podrás solicitar el justificante de cierre de la cuenta para que quede constancia de que la relación contractual ha finalizado. 


En el mundo actual es imposible librarse de tener una cuenta bancaria, aunque en esta guía intentamos que este proceso sea lo más simple posible. Ahora que ya tienes toda la información en tu mano, compara las cuentas bancarias y encuentra la que más se adapta a ti a continuación.