Crónica de los Premios Goya 2021: El triunfo de Antonio Banderas

'Las niñas' gana a mejor película en una gala en la que el resto de las películas se reparten los premios
Las niñas
Las niñas
Jorge Fuembuena

"No hay mayor pesadilla que la pesadilla de las salas vacías", dijo Antonio Banderas en su discurso de apertura de los Goya. Ya nos tenía ganados. Y solo iba a ir a mejor. En una gala sobria, ágil, meditada y, sobre todo, profundamente emocionante, el actor demostró que pocas estrellas españolas están a su altura poniendo por delante de todo a las víctimas de la Covid-19.

Y después, al cine español. Sobrado de talento para el storytelling, Banderas plagó sus intervenciones de pequeños detalles, de historias olvidadas, de rincones como el primer cine de Málaga que hoy es el Teatro Soho Caixabank que ha acogido la 35 edición de los Premios Goya. Acordándose (y de fondo sonaban calculadas las notas de un piano) de los transportistas, los responsables de catering, los meritorios, taquilleros, proyeccionistas, exhibidores, un merecido homenaje a los oficios del cine a los que el público no reconoce en la alfombra roja.

Banderas y la Academia dieron la mejor imagen posible del cine español, una que viene tiempo necesitando. Con una gala que evitó contagios, que se mostró sensible con lo duro que ha sido este último año y que tiene fans tan internacionales como Emma Thompson, Benicio del Toro, Emily Blunt, Sylvester Stallone, Isabelle Huppert, Melanie Griffith, Mel Gibson, Salma Hayek, Matthew McConagheu, Margot Robbie, Nicole Kidman, Al Pacino, Dustin Hoffman, Charlize Theron y, redoble de tambores, ¡Tom Cruise en plan Top Gun!

El cine español eran un montón de caritas observándonos en multipantalla. Digna escenografía –video mapping lo llaman– y una realización que soportó los envistes de las conexiones a wifi baratas pero que se coló un par de veces en el sonido. Los primeros premios salieron embalados. Después de 35 años entregando premios a alguien por fin se le ocurrió que no había que darlos uno a uno hasta matarnos de aburrimiento o que el mejor vestuario se merece lo mismo que lo de Penélope Cruz que la mejor película.

Optimizada la entrega de los premios técnicos por los cuatro Fantásticos (Pe, Almodóvar, Amenábar, Bayona) y… Paz Vega, maquillaje, vestuario, sonido y efectos especiales se concentraron en Akelarre (sorpresa) y Adú (menos sorpresa). Los premios a mejor actriz –Jone Laspiur por Ane– y actor revelación –Adam Nourou por Adú, la postfiesta ha tenido que ser cojonuda– tampoco nos los esperábamos, pero el cabezón a mejor directora novel para Pilar Palomero por Las niñas estaba cantado.

Así las cosas, el primer número musical tardó en llegar 27 minutos y mientras escuchamos a Nathy Peluso versionar La violetera no paramos de fantasear con esas uñas postizas en manos de Sara Montiel. Mariano Barroso, presidente de la Academia, también recordó esa manera que tiene el cine de salvarnos en un discurso que esquivó los datos fríos y apeló, como toda la gala, a la emoción.

Se le dio al César lo que es del César, mejor documental y mejor montaje para El año del descubrimiento, mejor película iberoamericana para El olvido que seremos (qué maravilla) y europea para El padre (otra) y mejor fotografía para la primera mujer nominada, Daniela Cajías, en esa categoría, por Las niñas. Nathalie Poza, ganadora al Goya a la mejor actriz de reparto por La boda de Rosa, demostró que no hay nada que guste más en la Academia que un personaje secundario divertido. Eso también aplica a Alberto San Juan y su papel en Sentimental, de Cesc Gay.

El pinchazo llegó con el homenaje a Berlanga, con un Carlos Latre dejándose la voz para interpretar a Pepe Isbert en Bienvenido, Mr. Marshall que, creemos, poco hizo para animar a los centennials a descubrir al maestro. Esperemos que sí lo hagan con Chávarri y Ángela Molina, Goya de Honor y ser de luz.

Tras el enésimo número musical, nuestros favoritos Patricia López Arnaiz y Mario Casas recibieron sus cabezones virtuales (¡uno era Iron Man!) y llegó la gran sorpresa que no nos esperábamos, Salvador Calvo, mejor director por Adú. La enfermera que entregó el Goya a Mejor película citó El Quijote, presagio de que algo maravilloso iba a suceder. Sí, como había anunciado el premio al mejor guion, Las niñas se llevó el premio gordo. Pero, sobre todo, Banderas mediante, ganó el cine español.

Placeholder mam module
Premios Goya 2021: alfombra roja, la gala en directo y ganadores
Mostrar comentarios

Códigos Descuento