Johnny Depp ríe y tira de ironía en Cannes 2023: "Ya no me siento boicoteado por Hollywood"

El actor llegó más de media hora tarde a la rueda de prensa de ‘Jeanne du Barry’, pero lo compensó con mucha ironía.
Johnny Depp en la rueda de prensa del Festival de Cannes 2023
Johnny Depp en la rueda de prensa del Festival de Cannes 2023
Getty Images
Johnny Depp en la rueda de prensa del Festival de Cannes 2023

Cuando la rueda de prensa de Jeanne du Barry, agendada a las 12 de la mañana, empezaba a retrasarse, los susurros comenzaron a correr en la sala del Palais. “Johnny no vendrá”. No estaba en el photocall. Más peso al rumor: “No va a aparecer”. 

Se dejó ver anoche en la fiesta de inauguración. El moderador de pronto anuncia, cuando ya casi llevábamos media hora de retraso respecto a la hora esperada de inicio: “Vamos a empezar sin Johnny, pero él se unirá más tarde”. Como para creerle.

Lo de los retrasos y Johnny Depp es un clásico. Algún plantón que otro, más en los últimos años, rodeado de polémica, también. Nadie se creía que fuera a dar la cara, pero lo hizo, a las 12:41 horas exactamente se oyó el ruido fuera de la sala, gritos y aplausos, y él entró, algún periodista aplaudió también cuando entró y se sentó al lado de la directora y actriz Maïwenn. Ella esbozó solo media sonrisa e intentó recordar qué estaba diciendo.

Desde ese momento, como era esperable, las preguntas solo se dirigieron a él. La primera fue tranquila, sobre su francés, sobre interpretar al rey Luis XV. “Pensé que era muy valiente que Maïwenn eligiera a un pueblerino de Kentucky para interpretar al rey Luis XV”, dijo entre risas.

“Me sorprendió que me ofreciera el papel, pensé que alguien había cometido un error y por alguna razón los dos habíamos acabado en una habitación al mismo tiempo. El idioma intimidaba, pero no tuve ninguna duda, aunque le pregunté si no quería probar un actor francés”.

Minutos antes la propia directora había explicado, más o menos, por qué le escogió. Admitió que, de hecho, había probado algún actor francés. “Pero no funcionó y quería ser fiel a mis deseos”, contó. “Cuando conocí a Johnny me impresionó todo lo que sabe de la historia de Francia, ama el país, sabe mucho del país, del cine francés, del arte francés, ha vivido mucho aquí, no es solo apariencia, lo sabe, no tuve que enseñarle nada, sabía más que yo del rey Luis XV…".

"La primera vez que nos vimos, nos reunimos a las tres de la tarde y terminamos a medianoche”, explicó antes de seguir haciendo hincapié en la elección del actor sin hablar nada de cómo ambos se pueden sentir identificados en dos papeles y una relación que parece definirles perfectamente.

Boicot a Johnny Depp

Las siguientes preguntas al actor fueron entrando más en faena. El periodista de Deadline le preguntó si aún se sentía boicoteado por Hollywood como había dicho hacía dos años. Depp primero se rió, se rió mucho en la rueda. Y luego empezó con sus ironías. 

“Tienes que estar muerto para no sentirlo. Nada de esto está pasando, parecía un chiste”, dijo. Respondía en frases entrecortadas. “Cuando te piden que renuncies a una película que ya estabas hacienda porque algo que es meramente un conjunto de vocales y consonantes flotando en el aire, sí te sientes boicoteado”.

¿Pero se siente boicoteado ahora? La respuesta es no. “Ya no me siento boicoteado, para nada, pero no me siento boicoteado porque no pienso en Hollywood, no necesito nada de Hollywood”. 

Y pasó a meterse él un poco con esa industria que hasta hace tres años le tenía en lo más alto. “Es un tiempo extraño y curioso en el que a todo el mundo le gustaría ser capaz de ser ellos mismos, pero no pueden. Tienen que alinearse con quien tienen delante. Si quieres vivir esa vida, te deseo lo mejor”.

Preguntados ambos por estar en el foco de la prensa y no solo por su trabajo, empezó Maïwenn: “No leo la prensa, no veo la televisión, no escucho la radio sobre mi arte, me protejo así, lo importante es mantenerse fiel a lo que quieres hacer, terminar la película…”, dijo. “Quizá han dicho cosas negativas sobre la película, creo que se ha dicho mucha basura… No es mi primer Cannes… La película se estrenó ayer en Francia y está funcionando muy bien y estoy extremadamente feliz”.

Y Depp tomó la palabra. “El circo alrededor de esto es lo más raro”, dijo. “La mayoría de lo que has leído es ficción escrita fantástica y horriblemente. Es como cuando le preguntas a alguien: ‘¿Cómo estás?’. Pero lo que quieres decir es: ‘Dios, te odio. El foco debería estar en la película, en conseguir hacer una película así, con el calibre de la gente que ha trabajado en ella, la visión clara y moderna de una artista… Eso debería ser el foco… todo lo demás… ¿es aburrido, no?”. Y volvió a reír.

Depp estaba contento, emocionado por la respuesta de ayer con sus siete minutos de ovación que le parecieron irreales y no hace caso a todo lo demás, a quien no quiera verle allí. Y regresando a la interpretación después de tres años de parón por las acusaciones de maltrato y el juicio mediático con Amber Heard.

“Llevo tiempo pensando que significa esto de que ‘regreso’, porque yo no me fui a ningún sitio, quizá la gente dejó de llamar por el miedo que fuera que tuvieran, pero yo no me fui a ningún sitio, he estado sentado esperando… Cuando dicen regreso (comeback en inglés) parece que voy a ponerme a bailar encima de la mesa, para que me acepten, pero no… es un extraño misterio”.

Por último, preguntado por esos paralelismos con el personaje del rey Luis XV, envuelto en escándalo por su relación con Jeanne du Barry, pero haciendo lo que le daba la gana… por amor, reconoció su lucha por intentar que, en los primeros minutos, “el público olvide quién eres y la carga que llevas contigo”. Si lo consigues… ¿Lo habrá conseguido él? Por ahora, parece que sí.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento