Logo del sitio

El final de 'Stranger Things' 4T: más extraño que la ficción

A las puertas de su final, analizamos el fenómeno ‘Stranger Things’. ¿Cómo ha cambiado y qué supone su adiós para Netflix?
Fotograma de 'Stranger Things'
Fotograma de 'Stranger Things'
Cinemanía

A estas alturas, hay consenso. La penúltima temporada de Stranger Things es buena. Promete un final memorable. Es oscura, adulta y respeta el alma de las ediciones anteriores. Olvida la nostalgia sin motivo y transforma ese espíritu ochentero en homenaje, en personalidad. Crea, por vez primera, a un villano a la altura de las expectativas. Los personajes se amplían, el universo se expande. Nunca habíamos tenido tantas localizaciones ni tanto movimiento. Will Byers no está poseído. La fórmula se ha roto y aun así, queremos más.

El éxito o fracaso de este cierre es más significativo de lo que puede parecer. Principalmente para Netflix. La plataforma estrena esta cuarta temporada en un momento delicado de su negocio. Ha recibido dos noticias preocupantes: un fuerte desplome en bolsa y una pérdida en su número de suscriptores. Junto a estas, se ha hecho pública la voluntad de la empresa de cambiar ligeramente su modelo de negocio. 

Parece que van a reducir películas y series de autor, las apuestas por una cinematografía más ambiciosa que lidere premios y festivales, para enfocarse en el contenido que atraiga a un mayor número de usuarios. Si bien parece una situación demasiado compleja para que una única entrega de una serie la corrija, Stranger Things podría ser la excepción. 

Imagen de 'Stranger Things'
Imagen de 'Stranger Things'
Cinemanía | Courtesy of Netflix

La serie es un espécimen único en el catálogo de Netflix. Su tercera temporada es el producto original más demandado de la historia, solo por detrás de la última de Juego de tronos. A pesar del paro de tres años entre la tercera y la cuarta temporada, Stranger Things nunca ha dejado de estar junto a lo más visto de la plataforma, al contrario que otras como The Witcher, que desaparecen del top a las pocas semanas.

Probablemente estemos, con esta recta final, ante el estreno más importante de la historia de Netflix. Uno que pueda hacer que recupere suscriptores, confianza de sus accionistas y su apuesta por el género y el riesgo. Más relevante aún, Stranger Things ha demostrado seguir siendo capaz de unir generaciones, conectar pasado y presente. La historia se repite. 

Los EE UU que, ante su violencia endémica, demonizaban los juegos de rol, son ahora los que buscan culpar a los videojuegos de los tiroteos en sus aulas. Necesitamos una serie de calidad, que nos recuerde lo que es ser niños. Una serie que recuerde que el auténtico mundo al revés es el de los adultos

Tráiler de la segunda parte de 'Stranger Things' T4

¿Quieres recibir todos los viernes en tu correo las mejores recomendaciones de cine y series? Apúntate a nuestra Newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento