Logo del sitio

'Stranger Things 4T. Volumen 1': Dentro de la temporada más ambiciosa, gore y terrorífica

Charlie Heaton, Natalia Dyer y Brett Gelman, protagonistas de la serie de los hermanos Duffer, nos revelan todo sobre esta última entrega que se estrena el 27 de mayo en Netflix
Tráiler final de la cuarta temporada de 'Stranger Things'
Tráiler final de la cuarta temporada de 'Stranger Things'
Tráiler final de la cuarta temporada de 'Stranger Things'
Externos

Hacer las paces con el paso del tiempo sirve de poco, teniendo en cuenta que Netflix se empeña en seguir estrenando una serie sobre unos chavales que crecen a una velocidad insultante. La depresión tiene nombre, y se llama adolescencia televisada. Hace seis años que conocimos Hawkins, el pueblo maldito en el que unos muchachos, los Goonies del siglo XXI, son los únicos capaces de acabar con monstruos de otras dimensiones, científicos malvados y organizaciones militares rusas. Quizás para dejar de recordarnos lo rápido que envejecemos, quizás porque saben que lo bueno, si breve, dos veces bueno, los hermanos Duffer, creadores de la serie, han decidido ponerle punto final. Pero antes, pretenden matarnos de miedo.

Tras una lucha contra un demonio gigantesco en un centro comercial y el sacrificio de Jim Hopper para cerrar un portal que conectaba la costa oeste americana con Siberia, nuestros protagonistas vuelven al estado habitual de cada inicio de temporada. Problemas en el colegio, líos amorosos, nuevas compañías. Once (Millie Bobby Brown), sin poderes, es la más pringada de su nuevo colegio, en el que comparte clase con Will (Noah Schnapp) bajo la atenta mirada de Joyce (Winona Ryder) y los ojos vidriosos de Jonathan (Charlie Heaton), aficionado a las sustancias que le proporciona su nuevo amigo Argyle (Eduardo Franco) mientras piensa en su novia Nancy (Natalia Dyer) y en lo mal que va su relación a distancia. 

'Stranger Things'
'Stranger Things'
Cinemanía

Dustin (Gaten Matarazzo) ha encontrado junto a Mike (Finn Wolfhard) un nuevo grupo con el que jugar partidas de rol, algo que no le hace mucha gracia a Lucas (Caleb McLaughlin), preocupado por encajar en su equipo de baloncesto y recuperar a Max (Saddie Sink), que acude al psicólogo para recuperarse tras ver morir a su hermano.

Charlie Heaton y Natalia Dyer, ambos en Madrid para promocionar esta nueva temporada, aseguran que esos primeros momentos, ese inicio aparentemente tranquilo, son siempre los episodios en los que más se juegan como intérpretes. “Hay mucha presión en las escenas más ‘normales’ porque son aquellas donde nuestro personaje tiene más exposición”, confirma Dyer. 

Entrevista a Natalia Dyer y Charlie Heaton, Nancy y Jonathan en 'Stranger Things'

“Se establecen las relaciones, las dinámicas de todo lo que ocurre en sus vidas. Son las que más valoramos, porque cuando la acción comienza, se pausa tu mundo interno, tus emociones”. “De hecho –continúa– son esas escenas que te permiten acercarte a los Duffer y decirles ‘oye, esta escena es genial, no sé si podríamos añadirle esto o aquello’. Es un show tan grande y tan loco que todos los actores nos obsesionamos con el desarrollo de cada personaje”.

Fotograma de 'Stranger Things'
Fotograma de 'Stranger Things'
Netflix

Ah, sí. La acción. El terror. Los monstruos debajo de la cama. Esta vez, todas esas sensaciones llegan mucho antes de lo habitual. Y lo hacen en un tono gore que no habíamos experimentado hasta ahora. Quizás esta sea la temporada más excesiva de Stranger Things. La que más localizaciones tiene, la que menos se apoya en la nostalgia y más en su propia narrativa, la más ambiciosa y terrorífica. 

Además, parece ser que pasaremos mucho tiempo en otros mundos, porque al preguntarle a Natalia Dyer por el uso del croma en la serie y si este se intensifica a medida que los capítulos avanzan, solo responde: “Vaya, creo que has descubierto algo”. ¿Vacaciones de verano en el upside down?

Wake me up before you go-go to Rusia

¿Qué ha pasado con el bueno de Jim Hopper? Como ya desveló la escena post créditos de la temporada pasada, el bigotudo Sheriff interpretado por David Harbour sobrevivía a la explosión hacia la que se abalanzaba, aterrizando en un complejo militar ruso. Salir de la kastryulya para caer en el pozhar, que dicen en Moscú. Sin embargo, desde casa, tanto Joyce como Murray comienzan a trazar un plan de rescate, al recibir un misterioso paquete que les indica que ha sobrevivido. Brett Gelman, que interpreta al profesor Bacterio particular de la serie, tiene claro que su papel es una bendición. “En esta cuarta entrega, todo se ha amplificado. Todo es más divertido, más aterrador, hay más personajes. Y, lo mejor, hay mucho más de mí [ríe]”.

Gelman, con una amplia trayectoria como cómico, nos ayuda a entender la presencia de los rusos, sus tópicos y sus estereotipos, en una producción como esta. En un mundo tan preocupado por la correcta representación de lo ajeno, ¿los rusos son los malos eternos? “Creo que, cuando Rusia aparece, lo hace jugando desde el género. Es decir, la serie proyecta la imagen de Rusia que se proyectaba en el cine americano de los años 80. 

Stranger Things
Stranger Things
Courtesy of Netflix

EE UU no tiene, en mi opinión, ningún derecho a señalar a ningún país. Si los rusos son villanos, no es un comentario hacia sus gentes o su cultura, sino hacia cómo digeríamos esa cultura a través del cine y la ficción hace décadas”. Es completamente cierto que los Duffer han dado un volantazo en su manera de plasmar referentes en esta temporada. Sigue habiendo homenajes (atentos a la escena con guiño a El silencio de los corderos) pero el enfoque ha cambiado. Menos nostalgia, más revisión. Menos copia, más personalidad. Parece que necesitaban llegar al final para encontrar su alma.

Lecciones de amigos

Tras las elucubraciones y el miedo al spoiler, tras lo que significa para Netflix renunciar a su buque insignia, tras lo medido de las promociones, queda un reparto de seres humanos que dejarán de verse tanto. ¿Qué han aprendido los unos de los otros? ¿Qué se lleva Gelman, por ejemplo, de los jovenzuelos con los que lleva años trabajando? “He aprendido que, en ocasiones, actuar es algo muy simple. Creo que eso es lo que mejor se le da a los chicos”. Heaton se emociona al recordar sus días con Winona. “Es extremadamente generosa y muy honesta en su trabajo. Sentía como si alguien cuidase de mí”. Y Dyer, sentencia: “Creo que entre los adultos y los niños se transmite talento, pero también capacidad de jugar y pasar un buen rato. Cuando rodamos, es increíble ver cómo trabajan para crear un ambiente positivo en el set. No siempre es así”.

¿Quieres recibir las mejores recomendaciones de cine y series todos los viernes en tu correo? Apúntate a nuestra Newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento