Logo del sitio

Ruta de seis días por los Dolomitas: atraviesa los Alpes desde Génova a Brunico

Valle de Funes.
Valle de Funes.
DieterMeyrl / iStock

Pintorescos pueblos, espectaculares lagos de aguas turquesas y paisajes imponentes de escarpadas montañas. Esto y mucho más es lo que encontraremos en los Dolomitas, una de las cordilleras alpinas de Italia. Para conocer sus bellos rincones, nos embarcamos en una ruta de seis días donde descubrir una preciosa postal después de cada curva.

Día 1 – De Génova a Brescia

Duomo Viejo en Brescia.
Duomo Viejo en Brescia.
Flavio Vallenari / iStock

La esta emocionante ruta parte de la ciudad de Génova para llegar hasta Brescia, a los pies de los Dolomitas. Esta ciudad está repleta de vestigios de las culturas que la habitaron, y entre su rico patrimonio destaca el monasterio de San Salvatore y Santa Giulia y el Duomo Antiguo.

Día 2 – De Brescia a Torbole

Panorámica de Trento.
Panorámica de Trento.
E. Spirina / iStock

Continuamos la ruta y llegamos ahora a Trento, una de las joyas de los Dolomitas. En esta vibrante ciudad podemos visitar desde los restos de la antigua ciudad romana de Tridentum, hasta una basílica paleocristiana, el increíble Castillo de Buonconsigli o los palacios renacentistas del centro histórico. Además, en el cercano monte Bondone se pueden hacer todo tipo de actividades como esquí, senderismo o rutas en bicicleta

Día 4 – De Trento a Alleghe

En el camino de Trento a Alleghe nos iremos topando con paisajes tan espectaculares como el Lago di Carezza, con sus aguas turquesas, o el valle de Funes, una estampa típicamente alpina con la Iglesia de San Giovanni como eje central.

Iglesia de San Giovanni en el Valle de Funes.
Iglesia de San Giovanni en el Valle de Funes.
Dieter Meyrl / iStock

El pintoresco pueblo de Alleghe está situado entre el lago que lleva su nombre y las escarpadas paredes del monte Civetta. En esta zona de frondosa vegetación podemos hacer gran cantidad de rutas de senderismo hasta las cimas de los Dolomitas o bien surcar el lago en kayak o canoa. Sin olvidar los deportes de nieve durante el invierno.

Día 5 – De Alleghe a Cortina d'Ampezzo

Cortina d'Ampezzo.
Cortina d'Ampezzo.
Gianfranco Vitolo / iStock

Llegamos ahora hasta Cortina d'Ampezzo, una ciudad situada a 1.224 metros de altitud y rodeada por completo de montañas. Aquí convive en perfecta naturaleza el hombre y la naturaleza. Encontramos desde pintorescas casas de madera blanca, interesantes museos y emocionantes pistas de esquí, hasta una diversa fauna formada por marmotas, ciervos, liebres y cabras salvajes.

Día 6 – De Cortina d'Ampezzo a Brunico

Durante el trayecto a Brunico no podemos perdernos las visitas a los impresionantes lagos Landro, Dobbiacco y Braies. Increíbles paisajes que combinan aguas de un intenso color azul con la majestuosidad de las montañas de fondo.

Lago di Braies.
Lago di Braies.
RobertBreitpaul / iStock

Finalmente, la ruta termina en la población de Brunico, situada en el valle de Puster. La ciudad mezcla las influencias italianas y austriacas dando como resultado una rica historia y cultura. Al recorrerla nos toparemos con interesantes lugares como la plaza del Ayuntamiento o el castillo de Brunico.

Apúntate a la newsletter y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento