El pueblo de Madrid con restos de un castillo templario, murallas y torres

Santorcaz.
Santorcaz.
M.Peinado / Flickr
Santorcaz.

En la Comunidad de Madrid, son muchas las localidades que nos llaman la atención para hacer alguna escapada o una visita de un día. Además, gran cantidad de ellas aún permanecen algo desconocidas entre los turistas, como es el caso del pueblo templario de Santorcaz, toda una joya oculta que merece ser descubierta.

Castillo, palacio y cárcel

El municipio de Santorcaz es uno de los más antiguos de toda la Comunidad de Madrid. Fue fundado por los íberos bajo el nombre de Metercosa, y en él podemos encontrar restos arqueológicos que atestiguan su larga historia, como alguno vestigios del antiguo pueblo de los carpetanos o los restos del castillo de Torremocha, construido durante la Edad Media.

Iglesia de San Torcuato.
Iglesia de San Torcuato.
M.Peinado / Flickr

Varios historiadores coinciden en que esa fortificación está construida sobre otra anterior que pertenecía a la Orden del Temple y que tenía el objetivo de controlar el acceso a Alcalá de Henares. El edificio posterior se convirtió en la residencia del arzobispo de Toledo durante sus visitas a estas tierras, aunque también concentraba otras dependencias, como la iglesia parroquial de San Torcuato y los almacenes donde se guardaba el fruto de los diezmos.

A mediados del siglo XIV, la residencia señorial fue sometida a una gran reforma, con la cual se ampliaron las estancias hasta convertirla en un auténtico palacio. Sin embargo, con el paso del tiempo, su uso fue cambiando y, desde finales del siglo XV, el arzobispado la utilizó como cárcel de clérigos y nobles, como el cardenal Cisneros o la Princesa de Éboli. Y a partir del siglo XIX, debido a su mal estado, empezó a recibir el nombre de Torremocha.

Puerta principal del recinto amurallado de Santorcaz.
Puerta principal del recinto amurallado de Santorcaz.
M.Peinado / Flickr

Otros imprescindibles

Por otro lado, aún se puede apreciar casi en su totalidad el recinto fortificado del pueblo. Todavía se conservan ocho torres con distintos estilos arquitectónicos que reflejan las diferentes remodelaciones que sufrió a lo largo del tiempo. Asimismo, también continúa en pie la puerta principal. Dentro podemos visitar la iglesia parroquial, donde destaca el retablo renacentista del altar mayor, que data del siglo XVI, y el porche neoclásico, de siglo XVIII.

Continuando la visita por la localidad, podemos recorrer la Plaza de la Constitución, la Plaza de Toros y, por supuesto, el yacimiento carpetano del Llano de la Horca, los restos de una pequeña civilización prerromana a tan solo 500 metros del centro del pueblo. En esos vestigios, que datan de entre los años 250 y 70 a.C., se han encontrado monedas hispanas y romanas; material cerámico, culinario y de almacenaje; utensilios relacionados con la ganadería y objetos de adorno, entre otras cosas.

Plaza de toros de Santorcaz.
Plaza de toros de Santorcaz.
M.Peinado / Flickr

Cómo llegar

El trayecto entre la ciudad de Madrid y Santorcaraz es de 49 minutos por la A-2. Por otro lado, desde Alcalá de Henares, es de solo 20 minutos por la M-213 y desde Guadalajara, 27 minutos por la A-2 y la M-226.

Apúntate a la newsletter y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento