La pareja de españoles que lo dejó todo para viajar por el mundo en camper: “África es un continente hospitalario y lleno de belleza”

Rocío y Edu recorriendo de Zagora a Merzouga.
Rocío y Edu recorriendo de Zagora a Merzouga.
Sin Código Postal
Rocío y Edu recorriendo de Zagora a Merzouga.

Dejarlo todo para perseguir sus sueños. Esa ha sido la filosofía que han seguido Rocío y Edu desde hace ya cuatro años. Esta pareja de españoles, originarios del municipio leonés de La Bañeza, decidió dejar sus trabajos, sus vidas y la estabilidad que habían logrado para embarcarse en una aventura que, por ahora, parece no tener fecha de fin. Sin ninguna intención de resignarse a la monotonía, la pareja compró una furgoneta camper y se lanzaron a la carretera.

Al principio recorrieron y descubrieron los rincones más bellos de España, pero pronto se atrevieron a explorar el resto de Europa. Pero ahora, en busca de un reto mayor, se han embarcado en un emocionante viaje por el continente africano a bordo de un 4x4 que ellos mismos han camperizado.

"Un salto de vértigo"

"Siempre nos llamó esa forma de viajar, principalmente por la libertad que ofrecía ir a todos lados con tu casa a cuestas", cuentan a 20minutos Rocío y Edu. En sus primeros viajes, aún sin haber renunciado a sus trabajos, los leoneses recorrieron España a bordo de su camper "tan solo con un colchón hinchable y un camping gas", detallan. Con los años, fueron ganando experiencia, y haciendo cada vez más cómodos sus viajes. Así, realizaron su primer gran recorrido por Europa durante tres semanas.

Puerto de Tizi n'Tichka en Marruecos.
Puerto de Tizi n'Tichka en Marruecos.
Sin Código Postal

Esa experiencia fue decisiva. Habiendo probado ya cómo era ese estilo de vida, la pareja no quería limitarse solo a las vacaciones para poder viajar. "Queríamos hacer de esto nuestra forma de vida. Después de pensarlo mucho, y de meditar todos los pros y los contras, decidimos dar un salto de vértigo", narran. Bajo esa premisa tomaron una decisión vital: dejarían su trabajo en un año para pasar a vivir en su furgoneta, siempre viajando y dejándose llevar por su espíritu de aventura: "Aunque algunos nos llamaran locos, realmente nunca tuvimos dudas".

De viajar durante tres semanas pasaron a hacerlo durante 9 meses, en los que recorrieron desde España hasta los Balcanes, el Cáucaso, Rusia y Noruega. Desde entonces, viven en constante movimiento, ya sea por nuestro país, por el Viejo Continente o incluso cruzando el charco hasta México.

Puente para cruzar un río en la selva de Sierra Leona.
Puente para cruzar un río en la selva de Sierra Leona.
Sin Código Postal

Los comienzos de la aventura

Habiendo vivido ya grandes experiencias en sus viajes previos, Rocío y Edu buscaban un reto mayor, y es por eso que ahora se encuentran inmersos en una impresionante aventura: el continente africano. "La mayoría ven África como un continente lleno de pobreza y de guerras y puede que una parte de estas palabras sea cierta, pero también es un continente hospitalario y lleno de belleza", señalan.

Durante el último año, la pareja se dedicó a preparar un nuevo vehículo camper para hacer frente a ese desafío. Para ello, compraron un 4x4 y construyeron una célula camper, es decir, un módulo vivienda que le colocaron encima. Y así, hace ya tres meses, se embarcaron en un trepidante viaje por África.

Cruzando el río Sewua en Sierra Leona.
Cruzando el río Sewua en Sierra Leona.
Sin Código Postal

"El viaje comenzó en ferri desde Algeciras, dónde cruzamos con nuestra célula camper hasta Ceuta, y pasamos la frontera de Tarajal para cruzar a Marruecos", nos explican. Entonces, visitaron el país durante 20 días para después seguir por Mauritania, Senegal, Guinea Conakry y Sierra Leona. "Viajar por África es intenso en todos los aspectos, desde la organización del viaje, los visados y los aspectos culturales hasta la documentación para viajar con nuestro perro", detallan. Pero a pesar del reto que suponía, "la sed de viaje que nos dejó la pandemia, y la obligación de parar de explorar con nuestra camper, fue lo que nos empujó con más ganas a vivir una gran aventura", afirman con rotundidad.

Cada destino es único y especial

Muchas personas cometen el error de pensar en África como un solo lugar, como un continente homogéneo, pero esto no puede estar más lejos de la realidad. "Los países que hemos visitado son muy diferentes entre sí. El inigualable Marruecos nos encanta, la hospitalidad de su gente, los colores, el contraste de lo árido del desierto y sus oasis frente a la zona costera", relatan Rocío y Edu.

Dromedarios en libertad en la pista entre Zagora y Merzouga.
Dromedarios en libertad en la pista entre Zagora y Merzouga.
Sin Código Postal

Pero los otros destinos de la ruta han sido igual de increíbles. "Senegal es una explosión de color, tanto en la ropa de sus habitantes, como en su flora y su fauna, y en Guinea Conakry, apodado 'el país de las cascadas', te hipnotiza con su verdor tropical", añaden. Y a su paso por Sierra Leona, la pareja de leoneses se llevó una de las mayores sorpresas del viaje: "Nunca pensamos encontrarnos allí con unas de las mejores islas paradisiacas que hemos visitado".

Pero si solo pudieran quedarse con un lugar de los destinos que han visitado, ese sería Mauritania. "Allí tuvimos la posibilidad de recorrer el desierto de la manera más salvaje, incluso perdiéndonos y teniendo que ayudarnos del dron para saber salir de allí. Vimos cocodrilos en libertad, dormimos una noche en el centro del Ojo de Mauritania, solventamos dunas gigantes en medio de la carretera...", relatan.

Desierto de Chinguetti en Mauritania.
Desierto de Chinguetti en Mauritania.
Sin Código Postal

Vivencias directas al corazón

Son muchas las aventuras y momentos inolvidables que han estado viviendo durante el viaje, desde visitar unas minas de oro y diamantes a ser entrevistados por un periodista guineano. Pero, tal y como nos cuentan, hay uno en concreto que se les "quedará grabado en el corazón". "Un día, recorriendo la selva tropical de Sierra Leona, vimos que unos niños que se toparon con nosotros salieron corriendo. Continuamos la ruta, pero al poco vimos que dos hombres en una moto nos hacían señas para parar. Eran el jefe y profesor de la comunidad y venían en nuestra búsqueda por que les habían informado que los niños huyeron al ver personas que no eran negras y que llevaban coches gigantes y un león ¡Y el león era nuestro perro Cuzco!", narran.

Esa es solo una pequeñísima parte de todas las vivencias del viaje. Muchos más relatos y anécdotas las podemos encontrar en el canal de Youtube o en el blog de la pareja, 'Sin Código Postal', donde comparten su día a día recorriendo el mundo.

Apúntate a la newsletter y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento