Destinos a menos de 2 horas de Madrid: las mejores ciudades cercanas para viajar en avión

Una mujer contempla los paneles informativos con la actividad de los vuelos del aeropuerto de Barajas.
Una mujer contempla los paneles informativos con la actividad de los vuelos del aeropuerto de Barajas.
Emilio Naranjo / EFE

Los aviones han hecho el mundo más pequeño. Todo está más cerca. Tanto que si nos lo proponemos podemos estar, ya no en otra ciudad, sino en otro país en un pispás. En menos de dos horas.

En lo que viene a durar una película de las de hoy podemos coger un avión desde Madrid y estar en Palma de Mallorca o, ya fuera de España, en Lisboa, en París y hasta en Marrakech. Esta es la lista con las mejores ciudades a menos de 2 horas de Madrid para viajar en avión que ha elaboado Civitatis.

Lisboa (1 hora y 15 minutos)

El precio para volar a la capital lusa suele ser bastante asequible. Lo más destacado de la maravillosa capital de Portugal se puede visitar en tan solo 48 horas. La Torre de Belém, la Plaza del Rossío, el Elevador de Santa Justa o los barrios de Alfama y Mouraria son algunos de los lugares a visitar imprescindibles.

Un tranvía, típico en Lisboa.
.
Pixabay

Burdeos (1 hora y 20 minutos)

La capital francesa del vino está cerca de Madrid... en avión. Sus encantadores calles medievales, sus afamados caldos o sus imponentes iglesias y palacios son solo algunas de las razones para visitar una ciudad que, desde hace un par de décadas, apostó firmemente por el turismo cuidando al máximo su casco histórico.

<p>Puede sorprender su inclusión debido a que no es excesivamente grande ni tiene mucha población, pero lo cierto es que ocupa uno de los puestos más altos en el mundo. Sus <strong>223 horas</strong> de atascos así lo atestiguan.</p>
.
Pixabay/1912079

Oporto (1 hora y 20 minutos)

Otro magnífico destino portugués a tiro de piedra es Oporto. En menos de dos horas es posible sentarse en una de las encantadoras terrazas del barrio de Ribeira tomando una copa de vino dulce con vistas al puente Luis I y al río Duero.

Vista de Oporto desde el otro lado del Duero.
.
ARCHIVO

Palma de Mallorca (1 hora y 25 minutos)

En poco más de una hora es posible llegar a un auténtico paraíso mediterráneo cargado de calas de aguas turquesas y un patrimonio histórico-cultural que se remonta hasta la Prehistoria.

Catedral y puerto de Palma de Mallorca.
.
EUROPA PRESS

Niza (1 hora y 35 minutos)

Cualquier visita a la capital de la Costa Azul debe incluir un paseo por el icónico Paseo de los Ingleses con vistas a la bahía de Niza, callejear por el casco antiguo o perderse entre los puestos de su mercado de flores.

Una vista del paseo marítimo de Niza.
.
FLICKR/dCast's

Marsella (1 hora y 40 minutos)

Posee una rica historia, patrimonio y belleza, todo en uno. Además, su importante puerto hace que sea una ciudad rebosante de vida, perfecta para una escapada de fin de semana.

Imagen del puerto y la ciudad vieja de Marsella.
.
WIKIPEDIA/Thomas Steiner

París (1 hora y 50 minutos)

Como recuerda Civitatis, la Ciudad de la Luz no necesita presentaciones, sus monumentos y los millones de turistas que la visitan año tras año hablan por sí solos. No obstante, no está de más recalcar la proximidad entre ambas capitales mediante el avión. París puede convertirse así en una opción ideal para cualquier regalo o fin de semana libre.

Varias personas pasean frente a la Torre Eiffel en París.
.
DPA / EUROPA PRESS

Lyon (1 hora y 50 minutos)

En menos de dos horas se puede estar paseando por las elegantes plazas de esta ciudad histórica a orillas del Ródano. La tercera ciudad más grande de Francia es también una gran desconocida que sorprende a todo aquel que la visita.

<p>Bella, rica en gastronomía y culta. Lyon ha recibido el reconocimiento de la UE por sus esfuerzos para atraer un turismo sostenible y empieza a hacerle competencia a la capital francesa, París, como destino preferido por los turistas.</p>
.
LONELY PLANET

Marrakech (1 hora y 55 minutos)

Marrakech es la ciudad ideal para aquel que quiera adentrarse en otra cultura totalmente diferente en menos de dos horas de avión. Un fin de semana es suficiente para exprimir los encantos de la Ciudad Roja, callejeando por las serpenteantes calles de su Medina, admirando la riqueza del Palacio Bahía o degustando su exquisita gastronomía. 

<strong>La magia del desierto.</strong> La plaza Djamaa el Fnaa de Marrakech, con un mercado en el que tienen encuentro encantadores de serpientes, cuentacuentos y adivinadores.
.
Rafael Marchante / Reuters
Mostrar comentarios

Códigos Descuento