El curioso castillo español con un pueblo en su interior

La provincia de Cádiz acoge esta preciosa villa encajada entre murallas de piedra. El Castellar Viejo, dentro de la fortaleza, se contrapone con el Castellar Nuevo, construido años después.
Castellar de la Frontera.
Castellar de la Frontera.
iStock
Castellar de la Frontera.

Un castillo y un pueblo se funden a la perfección sobre un promontorio rocoso del Parque Natural de los Alcornocales. Bajo el nombre de Castellar de la Frontera, esta magnífica villa de la provincia de Cádiz nos invita a pasear por sus laberínticas calles y descubrir sus interesantes edificios históricos, al mismo tiempo que hacemos un viaje a la Edad Media.

Esta localidad es uno de los pocos ejemplos que existen en España de un núcleo habitado en el interior de una fortificación. Eso sí, hay que distinguir el Castellar Viejo, dentro del recinto amurallado, del Castellar Nuevo, a varios kilómetros de distancia.

¿Cuándo se construyó el castillo de Castellar de la Frontera?

Por su estratégica situación, fueron muchas culturas las que habitaron las tierras que hoy ocupa Castellar de la Frontera. Por ejemplo, los íberos fueron los autores de la construcción de una torre militar llamada Torre Lascutana. Posteriormente, los romanos desarrollaron ahí un asentamiento para la observación y vigilancia de la calzada romana que iba desde Carteia hasta Córdoba.

El castillo que domina la localidad gaditana fue edificado en el siglo XIII. Adquirió gran importancia como parte de la línea defensiva marítima, en la época de enfrentamientos entre cristianos y musulmanes. Con el paso de los años, la fortaleza pasó a manos de la Casa Ducal de los Medinaceli hasta principios del siglo XX.
Castellar de la Frontera.
Nando Lardi (istock)

Sin embargo, fueron los musulmanes quienes levantaron el castillo defensivo, que jugó un papel fundamental en las guerras contra los cristianos. Asimismo, fundaron el pueblo de su interior. El lugar estuvo bajo dominación árabe hasta el año 1434, cuando el noble Juan Arias de Saavedra lo incorporó a la corona cristiana.

A día de hoy, la fortaleza islámica se conserva en perfecto estado y sigue acogiendo el pueblo de Castellar de la Frontera. Pasear por su entramado urbano nos transporta de lleno a la Edad Media y nos permite disfrutar de edificios históricos, animadas plazas y balcones llenos de flores en las casas andalusíes. Todo ello mientras admiramos desde la Bahía de Algeciras y el Peñón de Gibraltar hasta la costa de África.

Castellar de la Frontera.
Castellar de la Frontera.
Getty Images

El Nuevo Pueblo fuera de las murallas

A finales de los años 60, se construyó a 8 kilómetros de la villa-fortaleza un otro núcleo urbano, el Nuevo Pueblo de Castellar de la Frontera. "Este cambio supuso para los vecinos de Castellar mejores condiciones de vida, ya que la imposibilidad de crecimiento del pueblo viejo y la dificultad orográfica del terreno donde estaba situado impedían un progreso social adecuado", explican desde el Ayuntamiento de Castellar.

Este pueblo más reciente acoge puntos de interés turístico como la Iglesia Divino Salvador, con la imagen del Santísimo Cristo de la Almoraima, y la Plaza Andalucía, con una escultura que conmemora el XXV Aniversario de la creación de la nueva villa y otra dedicada a los Derechos Humanos.

Castellar de la Frontera.
Castellar de la Frontera.
Getty Images/iStockphoto

Cómo llegar a Castellar de la Frontera

El trayecto en coche entre la ciudad de Cádiz y Castellar de la Frontera es de 1 hora y 10 minutos por la A-381. Desde Málaga es de 1 hora y 30 minutos por la AP-7.

Apúntate a la newsletter y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento