Un nuevo invento permitiría a las naves espaciales crear sus propias plataformas de aterrizaje en la Luna

Las zonas serían seguras para aterrizar.
Las zonas serían seguras para aterrizar.
Masten Space Systems

Algunos de los problemas que se podrían presentar a la hora de aterrizar en la Luna o Marte sería el peligroso polvo que se acumula en la superficie porque podrían averiar las naves. Para poner solución a este problema, la compañía americana Masten Space Systems ha inventado un nuevo sistema para remediarlo a través de plataformas de aterrizaje sólidas.

Tan solo quedan dos años para que se lance la misión ‘Artemisa’ para volver a pisar la Luna, sin embargo, a la NASA le preocupa que el polvo lunar afecte a la misión y se empiecen a producir daños. Por otro lado, con cada choque de un meteorito contra la superficie lunar se desprenden trozos de piedra y metales minúsculos llamados regolitos, teniendo en cuenta que la potencia de los cohetes de los módulos de aterrizaje pueden originar cráteres y proyectar dicho material.

Puede que no lo sepas, pero el regolito es capaz de dañar el módulo, los equipos científicos o las estructuras de una nave espacial, o mismamente puede golpear a los astronautas -llegando a dañar sus trajes espaciales-. Pero, ¿cuál es la solución idónea para evitar estos problemas? Como he mencionado al principio de la noticia, lo ideal sería crear unas plataformas de aterrizaje que evitar dicho material propulsado por los cohetes.

La empresa Masten predice que llevar a cabo dicha construcción supondría un coste de 120 millones de dólares por aterrizaje y misión para poner en marcha dichas plataformas. No obstante, su sistema reduciría la formación de cráteres y evitaría que los proyectiles de regolito impactaran sobre las naves.

Ya se han realizado las primeras pruebas

El equipo que trabaja en este proyecto ha probado con éxito su efectividad en módulos tan grandes como las que se emplearán en el programa Artemisa. Concluyendo los resultados, han comprobado que solo haría falta una inyección de partículas cerámicas de alúmina de 0,5 mililitros de diámetro para que pudiesen pasar por el motor sin llegar a fundirse, aunque impactarían en la superficie a una velocidad de 650 metros por segundo.

Por el momento queda por comprobar este proyecto en el entorno lunar, aunque la empresa confía en que si tiene éxito, podría reducir el coste de exploración y se abría camino a nuevas misiones en la Luna, Marte y otros sitios del sistema solar.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento