Blue Origin se queja por la elección de SpaceX para el programa Artemis de la NASA y Elon Musk responde

La NASA dotó a Blue Origin de 579 millones de dólares para sacar el proyecto adelante, pero al final se ha decantado por SpaceX.
La NASA dotó a Blue Origin de 579 millones de dólares para sacar el proyecto adelante, pero al final se ha decantado por SpaceX.
Dave Mosher

La semana pasada, la NASA escogió a SpaceX para Artemis, su misión espacial que llevará de nuevo al ser humano a la Luna. Ante esta noticia, Blue Origin, la empresa aeroespacial fundada por el CEO de Amazon Jeff Bezos, ha presentado este lunes una queja contra la decisión ante la Oficina Federal de Rendición de Cuentas del Gobierno.

En un comunicado que Blue Origin envió a través de correo electrónico explicó que la NASA “ejecutó una adquisición defectuosa para el programa del Sistema de Aterrizaje Humano y movió las porterías en el último minuto”.

La empresa de Bezos justifica su queja asegurando que esto fue una selección de “alto riesgo”, y que la decisión de la NASA “elimina las oportunidades de competencia, reduce significativamente la base de suministro, y no solo retrasa, sino que también pone en peligro el regreso de EE. UU. a la Luna”.

La respuesta de Elon Musk

Elon Musk, el director general y fundador de SpaceX, no ha tardado en responder a la protesta con un tuit irónico: “No puede levantarlo (hasta la órbita)”. Este juego de palabras hace referencia a que Blue Origin aún no ha puesto ningún satélite en órbita, pero también puede entenderse como la expresión coloquial que en inglés se refiere a la disfunción eréctil.

Más tarde en una declaración más seria al Washington Post, Musk explicó que “la oferta de Blue Origin era demasiado alta” y que “SpaceX tiene mucho más progreso de hardware”.

Blue Origin parecía ser la empresa favorita para la NASA

Blue Origin, junto con Lockheed Martin, Northrop Grumman y Draper, ya llevaban un tiempo en la carrera contra SpaceX y Dynetics para la construcción de un sistema de aterrizaje humano de la NASA para Artemis.

De hecho, en mayo del año pasado, la NASA dotó a Blue Origin de 579 millones de dólares con la intención de sacar el proyecto adelante, mientras que Dynetics recibió 253 millones y SpaceX 135 millones. Blue Origins parecía ser la empresa privada por la que la NASA apostaba.

El contrato de la NASA con SpaceX

Sin embargo, finalmente la agencia espacial se ha decantado por SpaceX, con un contrato de 2.900 millones de dólares. Para el lander que permitirá el aterrizaje en la Luna, la empresa de Elon Musk empleará Starship, un sistema de lanzamiento que ya se está probando en Boca Chica (Texas), donde la compañía tiene sus instalaciones.

Según el plan actual, la NASA enviará a dos astronautas (un hombre y una mujer) a la superficie lunar a lo largo de 2024. Un cohete del Sistema de Lanzamiento Espacial de la agencia será quien envíe la cápsula de la tripulación Orión al espacio. A su vez, SpaceX hará lo mismo con Starship.

Para la NASA, en esta misión el punto clave no es solo que los astronautas vuelvan a pisar la Luna, sino que quieren apostar por hacer sostenibles este tipo de viajes y prepararlo para que exista presencia humana permanente en la Luna.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento