Logo del sitio

Sheila, Ángeles, Celia y la vida con psoriasis: "No es un problema estético, es una enfermedad antiinflamatoria"

La psoriasis pica, duele y arde.
La psoriasis pica, duele y arde.
GTRES

El pasado lunes 25 de octubre se celebró la Rueda de Prensa para la Presentación del Libro Modelo Afectivo Efectivo de la Psoriasis. En el encuentro y debate participaron varios especialistas que ofrecieron una gran cantidad de información sobre la psoriasis, una enfermedad en la que, coincidían todos ellos, "no es un problema estético, es una enfermedad antiinflamatoria".

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Psoriasis rescatamos algunos testimonios de personas a las que la enfermedad les ha cambiado la vida. Todos ellos, y algunos más, se encuentran en Acción Psoriasis, la Asociación de Pacientes de Psoriasis, Artritis Psoriásica y Familiares.   

"La psoriasis me salió con 15 años" - Sheila Bravo

Uno de los primeros testimonios en Acción Psoriasis es el de Sheila Bravo. Ella cuenta que el diagnóstico lo recibió a los 15 años, una edad muy temprana que hizo que se encerrase en sí misma. Afortunadamente, sus amigas le ayudaron a salir de esta situación y llegó un momento en el que abandonó el maquillaje para mostrar sus placas de psoriasis que cubren su cuerpo sin avergonzarse por ello

Su psoriasis le afectó al tronco, las piernas, los brazos, el cuero cabelludo... Pero nos quedamos con una frase impactante que Sheila comparte con todos nosotros y que nos obliga a detenernos a reflexionar: "al final lo pasa peor la gente que te mira que tú mismo, porque si tú tienes asimilado lo que tienes y que va a ir contigo toda tu vida, al final a ti te da igual".

"La psoriasis apareció cuando estaba de viaje de novios" - Ángeles Díaz

Otro testimonio sobre la psoriasis es el de Ángeles Díaz. A ella la enfermedad hizo acto de presencia cuando estaba de viaje de novios y cuando fue al dermatólogo incluso pensaba que la palabra sonaba bien. Esto deja claro que hay mucho desconocimiento sobre la psoriasis y que es algo que debería cambiar. 

Ángeles explica que "yo desaparecí y apareció ella". Su psoriasis le cubrió todo el cuerpo, las uñas, las piernas, los genitales, la espalda, el tronco y la cara que fue lo que peor llevó. Con sus propias palabras dice "me dio la sensación de invasión". Todo esto le sucedió con 30 años. Pero, quizás, lo peor para ella fue cuando tuvo a su hijo y a los pocos años a él también le afectó la psoriasis.

"Cuando sales a la calle estás tan harta de psoriasis que ya no tienes ganas de que nadie te mire ni charlar. Lo que quieres es meterte en tu casa otra vez y volver a dormir, a ver si sueñas que estás bien"

"Hay una convivencia con el dolor" - Celia Martín

Celia Martín recibió el diagnóstico con 20 años. Ella misma dice que "esto afecta a toda tu vida diaria, a tu forma de pensar, a todo" y que "vas aumentando la tolerancia que tienes al dolor, al picor, al malestar". Porque la psoriasis se caracteriza por placas que pican, duelen, arden y que se pueden extender de forma progresiva como le pasó a Celia, cuya enfermedad ha ido a más.

Los peores momentos que pasó Celia fue cuando tuvo dos brotes de artritis. Esto la limitó, ya no podía coger apuntes en la universidad, conducir su coche, enjabonarse en la ducha. Pues la artritis psoriásica provoca "limitación para realizar las actividades diarias y lesiones que pueden derivar en la deformidad de las articulaciones", tal y como señalan desde Psoriasis 360º.

El miedo al rechazo, la inseguridad, el temor a otro brote de artritis como en el caso de Celia o que la psoriasis siga extendiéndose son preocupaciones comunes en las personas con psoriasis. Una enfermedad que todavía actualmente no tiene cura y que apenas se conoce a pesar de que en España afecta a 1 millón de personas. Una cifra que no debe resultarnos indiferente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento