Raíz de regaliz: un remedio eficaz contra granitos y espinillas fruto de las variaciones hormonales

<p>La aparición de granos en el rostro puede tener causas muy diversas.</p>
La aparición de granos en el rostro puede tener causas muy diversas.
ARCHIVO

De los miles de substancias que viajan por nuestro cuerpo, cumpliendo diligentemente todo tipo de funciones, unas de las más importantes son las hormonas. Estas moléculas, presentes en una pequeñísima cantidad, son fundamentales para la fijación del calcio en los huesos, el desarrollo de la musculatura y, muy especialmente, los procesos de fecundidad. Tan imprescindibles son que, en caso de no funcionar bien, acabarían por impedir la procreación y, por lo tanto, el fin de nuestra especie, Dios no lo quiera. Así de vitales son las hormonas.

En el campo que nos concierne, la piel, el cabello y el correcto y sanísimo estado de ambos, las hormonas tienen también una enorme trascendencia para mantenerlos en óptimas condiciones. Es, tal vez en la piel femenina, donde se manifiestan con más intensidad, los cambios y variaciones hormonales.

Durante el desarrollo del ciclo menstrual, la piel experimenta una serie de cambios debido a los picos y valles de la producción endocrina. Es habitual observar variaciones como que la piel se hincha, por ejemplo, que aparezcan granitos y un largo etcétera de pequeñas alteraciones. Pero… ¿A qué es debido esto?

Las hormonas que varían más en su concentración son los estrógenos y progestágenos. Cuando se produce la menstruación, estas dos hormonas están en sus niveles más bajos, con lo que la piel aparece apagada y sin brillo. Esto, junto con la pérdida de sangre, puede ocasionar pequeñas caídas de defensas y la aparición de granitos.

Al comienzo del ciclo hormonal predominan los estrógenos, que acentúan la retención de líquidos pero mantienen la piel luminosa e hidratada. El aumento de los estrógenos es beneficioso para el cabello y la piel porque se incrementa la fabricación de colágeno y, por lo tanto, la regeneración. A partir de la ovulación, aumenta la progesterona, responsable de que los granitos y espinillas sean más frecuentes. Cuando llega la regla, caen bruscamente los estrógenos y aumentan en proporción los andrógenos. Y estas hormonas son siempre 'el malo' de la película de la piel.

Si queremos eliminar esos granitos y espinillas, resultado de esta noria hormonal, acudimos, una vez más, a las plantas porque en ellas tenemos un eficaz aliado. El extracto de raíz de regaliz, testado desde la Edad Media, desengrasa, calma y ayuda a la desaparición de estos.

De hormonas y edad madura hablaremos más adelante. Sus consecuencias merecen la atención adecuada. Porque hay respuestas.

Jerónimo Ors, Farmacéutico y Director de Laboratorios Paquita Ors.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento